martes, 23 de diciembre de 2014

El Pequeño Nicolás: otro espectáculo mediático para la TELEdirección de las masas


"La manipulación consciente e inteligente de los hábitos y opiniones organizados de las masas es un elemento de importancia en la sociedad democrática. Quienes manipulan este mecanismo oculto de la sociedad constituyen el gobierno invisible que detenta el verdadero poder que rige el destino de nuestro país. Quienes nos gobiernan, moldean nuestras mentes, definen nuestros gustos o nos sugieren nuestras ideas son en gran medida personas de las que nunca hemos oído hablar". (Edward L Bernays, Propaganda)

"¡Apaga esa mierda! ¡Salgamos de aquí!" (Hunter S Thompson, Miedo y asco en Las Vegas)

Para entender todo el fenómeno mediático conocido con el nombre del Pequeño Nicolás, lo primero que debemos entender es que hoy en día todo fenómeno de este tipo tiene un mismo objetivo (nada de lo que aparece en los medios de comunicación de masas aparece por casualidad): acondicionar y preparar tu mente para los cambios que a la oligarquía gobernante le interesa introducir en las actuales sociedades de masas.

Nos hayamos inmersos en una guerra mundial de cuarta generación, donde el campo de batalla no es otro que tu mente, y las armas que se emplean para conquistarla y someterla son, principalmente, los medios de comunicación de masas (que hoy más que nunca, no son más que medios de pastoreo de masas).

El show mediático del Pequeño Nicolás sigue una estrategia perfectamente diseñada de antemano, consistente en la representación (dramatización) de un falso enfrentamiento entre miembros del CNI (Centro Nacional de Inteligencia de España), la policía y Francisco Nicolás Gómez Iglesias (el Pequeño Nicolás) destinado a proporcionar una cierta apariencia de veracidad a todas las historias que éste vaya vertiendo por los medios. Esta estrategia es muy similar a la que se puso en práctica con Julian Assange. Se escenifica y retransmite un simulacro de persecución por parte de las autoridades (se crea el mártir) y, después, se le proporciona la posibilidad de difundir y amplificar su discurso a través de diversos medios de comunicación de masas. El engaño está servido, pues ¿quién osaría poner en duda la palabra de un mártir? Una posibilidad -la de utilizar los medios de comunicación de masas para difundir su mensaje- que nunca tendrá (ni ha tenido) un verdadero disidente; pensemos por ejemplo en los disidentes de la versión oficial del SIDA o del cáncer: muchos de ellos han acabado con sus huesos en la cárcel (o peor aún), nadie se ha enterado de esta persecución y, por supuesto, los medios de comunicación de masas jamás se han hecho eco de su discurso.

La espectacular detención de Francisco Nicolás, las declaraciones de personas de relevancia pública que aseguran que detrás del Pequeño Nicolás hubo siempre una importante cobertura política y policial, las filtraciones por parte de miembros del CNI de unas conversaciones entre altos mandos de la policía nacional que vendrían a reforzar la idea de que el Pequeño Nicolás posee información sensible para la seguridad del Estado (1); todo ello tiene como finalidad revestir de veracidad la figura del Pequeño Nicolás y toda la información que éste vaya vertiendo por los medios. Pero, no te engañes, la policía, el CNI, los medios de comunicación de masas, el Pequeño Nicolás, todos ellos trabajan para el mismo equipo, un equipo perfectamente cohesionado y sin fisuras.

Todo es un farsa, una vulgar ópera bufa (representada, todo hay que decirlo, por unos actores bastante mediocres) cuyo objetivo es crear en las masas el estado emocional necesario para la implementación de medidas y reformas favorables a los intereses de la oligarquía gobernante. Es muy probable que aparezcan más declaraciones y se representen nuevos actos de este drama, con el fin de dotar de una mayor credibilidad a las revelaciones del Pequeño Nicolás.

Todo apunta a que estas revelaciones (relacionadas en su mayoría con casos de corrupción) se utilizarán con dos objetivos: en primer lugar, una más que probable demolición controlada del actual gobierno de España de cara a las próximas elecciones generales (2) y al planificado ascenso de Podemos al poder, y, en segundo, terminar por consolidar en el subconsciente colectivo la idea de la necesidad de reformas en el actual sistema político y económico español (eurobonos o tratado de libre comercio entre la UE y EEUU). En este contexto deberíamos encuadrar el último esperpéntico espectáculo del hombre que estrelló su vehículo contra los bajos de la sede del Partido Popular en Madrid como protesta contra la política española en su conjunto; un espectáculo producido y dirigido por los mismos "lumbreras" que están produciendo y dirigiendo lo del Pequeño Nicolás. Cualquier cosa les vale para moldear tu opinión y tu conducta de acuerdo con sus intereses, incluido un enfrentamiento entre hinchadas de fútbol de primera división. Esa es la razón por las que unas cosas, y no otras, aparecen por la tele. Mientras no seas capaz de entender esto, tu vida estará completamente en sus manos.

Vivimos en una sociedad en la que el comportamiento de las grandes mayorías es TELEdirigido con una precisión casi milimétrica; una sociedad donde lo que la gente cree que quiere no es más que lo que la tele ha querido que quieran. En una sociedad así, el mayor acto revolucionario consistiría en apagar la televisión (no escuchar la radio, no ver los canales de internet de masas o no leer los periódicos sistémicos).

Esta TELEdirección de las masas no habría sido posible si antes no se hubiera inducido a éstas, de diversos modos (a través de la propia televisión, la escuela, la religión, el deporte o, más actualmente, internet), a desarrollar una conducta infantil y egocéntrica, sumergiendo al individuo en una espiral de vanidad, narcisismo y estulticia que le ha incapacitado para el más elemental análisis crítico del mundo que le rodea y, con ello, para el desarrollo de una existencia libre, autónoma e independiente.

NOTAS:
(1) Según los medios de comunicación de masas, la filtración por parte del CNI de estas presuntas conversaciones entre miembros de la policía nacional serían consecuencia de una supuesta lucha interna entre facciones del poder, algo totalmente imposible de creer en un país que desde hace muchos años se encuentra totalmente sometido a los dictados de los Estados Unidos, como se pudo comprobar con el atentado del 11M, donde todos siguieron con disciplina marcial los pasos recomendados para que nunca se descubriera el verdadero autor de la masacre. En este país no existen facciones de poder, Estados Unidos es el único poder que hace y deshace a su antojo en la vida política española (cada vez con mayor descaro y prepotencia).
(2) La vinculación que mantuvo durante años el Pequeño Nicolás con el Partido Popular contribuye a dotar de mayor credibilidad a sus declaraciones.

miércoles, 17 de diciembre de 2014

¿Por qué Podemos es útil al Poder?

"Los propietarios de esclavos más nocivos eran aquellos que trataban con dulzura a sus esclavos, impidiendo así que el horror del sistema fuera íntegramente comprendido por las víctimas de él". (Oscar Wilde, El alma del hombre)

Sintetizando, y sin entrar en mayores detalles técnicos, se podría decir que Podemos es útil al Poder porque:

Podemos no es una ruptura con el sistema, es una renovación del sistema. Podemos no pretende acabar con el sistema, es continuador del mismo. Su objetivo es hacer que el sistema sea aceptado por las grandes mayorías de forma voluntaria, al convertir la prisión en la que viven en un lugar de apariencia (y sólo de apariencia) más agradable.

La gente caerá en la trampa de Podemos (de hecho, ya ha caído, como tantas otras veces con otros tantos engaños) porque es incapaz de percibir que es esclava de un sistema; lo único que percibe es su mayor o menor nivel de bienestar o malestar material en él. La gente cree que el sistema (la actual sociedad tecnotrónica de masas) es su hábitat natural, y no algo creado de forma artificial para su mejor control y más eficaz explotación.

Podemos se ha acercado a las masas como el buen pastor, con un enorme saco de alfalfa debajo del brazo, para apacentarlas; y las masas, una vez hayan satisfecho su voraz apetito con la verborrea mesiánica de PI, ya no pensarán en saltarse el cercado, sino en echarse la siesta al sol.

... Y cuando este enésimo buen pastor les vuelva a defraudar, como ya hicieran todos los anteriores, celebrarán gozosos la llegada del siguiente, y así ad infinitum. Cualquier cosa vale con tal de no reconocer la cruda verdad: que somos esclavos, incapaces de romper con un sistema esclavista.

Al menos, un avance sería dejar de engañarnos más a nosotros mismos, y aceptar honestamente y sin hipocresías nuestra condición actual: la de esclavos.

martes, 9 de diciembre de 2014

La Inteligencia Colectiva: las afinidades de Podemos con el ejército de los Estados Unidos


“Los hombres, en general, juzgan más con los ojos que con las manos, porque todos pueden ver, pero pocos tocar. Todos ven lo que pareces ser, mas pocos saben lo que eres; y estos pocos no se atreven a oponerse a la opinión de la mayoría”. (Maquiavelo, El Príncipe, Cap. XVIII)

Desde hace algún tiempo, me venía resultando chocante las constantes alusiones al término Inteligencia Colectiva por parte de destacados miembros del recientemente creado partido político Podemos.

El término Inteligencia Colectiva hace referencia a una estrategia ideada por los cerebros del más contemporáneo capitalismo (con influencias minarquistas y anarcocapitalistas) con el objeto de que lo que ellos llaman el “mercado” funcione con la mayor precisión y eficacia posible. Su propósito es programar el subconsciente de las masas de acuerdo con unos intereses empresariales muy concretos. Por supuesto, los teóricos de la Inteligencia Colectiva, al igual que Podemos, nos presentan habitualmente este concepto bajo la máscara de un importante avance social y de desarrollo democrático, cuando no es otra cosa que un método más de control y explotación de las grandes mayorías; otra vuelta de tuerca de este psicopático sistema destinada a perfeccionar la condición de esclavos de los seres humanos, una pseudo-revolución con la que se pretende superar el actual modelo neoliberal y sustituirlo por otro más salvaje e inhumano si cabe (1).

La  institución que más ha contribuido a la creación, el desarrollo y la extensión del concepto de Inteligencia Colectiva en los últimos tiempos ha sido el MIT.

El MIT (Massachusetts Institute of Technology) es una prestigiosa universidad privada, radicada en el estado norteamericano de Massachusetts, que nunca ha escondido su ideología abiertamente capitalista. Desde su fundación en 1861, sus principales esfuerzos los ha centrado en el terreno de la investigación, la ingeniería y la educación tecnológica. Actualmente destacan los estudios sobre Inteligencia Colectiva desarrollados por el Centro de Inteligencia Colectiva del propio MIT. Estos estudios son un referente mundial para miles de asociaciones empresariales. Entre los patrocinadores del centro de investigación del MIT, se encuentra nada menos que el ejército de los Estados Unidos (2).

Resulta sorprendente (y eso que a estas alturas mi capacidad para las sorpresas en el terreno de lo político es prácticamente nula) que muchas webs, blogs y foros vinculados a Podemos tomen como referencia al MIT a la hora de exponer y desarrollar el citado concepto entre sus seguidores, y, lo más importante de todo, que  constituya el modelo de trabajar en Internet de la propia agrupación política (3). Un modelo que probablemente se extenderá a la vida pública española si Podemos gana las próximas elecciones generales.

Por un lado tenemos a Pablo Iglesias lanzando arengas contra el neoliberalismo y la OTAN y, por otro, el programa de Podemos, donde tras una serie de oscuros y desconocidos conceptos para el gran público, se esconde un proyecto profundamente neocapitalista y tecnocrático de control social, abalado y bendecido por el propio ejército de los Estados Unidos.

Si la ideología socialdemócrata del PSOE fue muy útil a la CIA y al Pentágono para dirigir a su gusto la llamada Transición española, la socialtecnocracia de Podemos parece un método idóneo para gestionar en los tiempos actuales los intereses yanquis en España. El truco es el de siempre: darnos gato por liebre.

PODEMOS COMO AVANZADILLA IDEOLÓGICA DEL PODER ANGLOSAJÓN EN LA EUROZONA

Otra de las pruebas más evidentes de que detrás de Podemos se oculta un claro proyecto neocapitalista de origen estadounidense, la podemos encontrar sólo con revisar un poco por encima el curriculum vitae de los diseñadores de su programa económico, entre quienes destaca el globalista Vicenç Navarro, Catedrático de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Pompeu Fabra (Barcelona) y profesor de Políticas Públicas en la prestigiosa y elitista Johns Hopkins University (Baltimore, EEUU), universidad que destaca, precisamente, por sus cooperación en diversos campos con el ejército de los Estados Unidos y con la NASA. Navarro ha colaborado también en varias ocasiones con el gobierno federal de los Estados Unidos, llegando a formar parte del equipo de trabajo sobre la reforma sanitaria de la Casa Blanca emprendida por Hillary Clinton en el año 1993. Las críticas de Navarro al neoliberalismo son engañosas. Sus críticas no cuestionan la naturaleza de este sistema, sino el que hasta ahora no se haya aplicado correctamente. Navarro se ha confesado públicamente admirador de la política del militarista presidente de los Estados Unidos Franklyn Delano Roosevelt, algo que nos puede dar una pista de por dónde irán los tiros de ganar las elecciones Podemos.


Por último, los recientes elogios del Financial Times y del New York Times (principales voceros del poder económico anglosajón) al programa económico de Podemos (4) deben de ser entendidos como una parte más de la estrategia por imponer el nuevo paradigma político y económico anglosajón en la Eurozona (cabría destacar el asunto de los eurobonos, en cuya defensa coinciden el plutócrata e importante miembro del CFR George Soros y el programa de Podemos, o la futura gestión de un posible tratado transatlántico de libre comercio entre EEUU y la UE). Todo apunta a que tanto británicos como norteamericanos consideran prioritario el que sus aliados europeos cambien (reformen) su actual modelo económico, que se habría quedado obsoleto para poder competir con sus principales rivales (Rusia, India y China especialmente), y, en este contexto, Podemos sería un ariete muy apropiado para apuntalar tal objetivo (gane, o no, las próximas elecciones generales en España). Tampoco habría que olvidar el miedo de Estados Unidos sobre un posible acercamiento político de alguno de los miembros de la UE a Rusia, por lo que partidos como Podemos o Syriza serían de gran ayuda para contrarrestar la influencia rusa en el parlamento europeo.

Es cada vez más evidente que tanto Podemos en España como Syriza en Grecia representan la avanzadilla ideológica del poder militar y financiero anglosajón en la Eurozona, basta con leer detenidamente las propuestas de unos y de otros para ver las múltiples coincidencias; unas coincidencias que no dudan en reconocer abiertamente representantes de dicho poder, como Antonio Garrigues Walker, ex presidente de la CEOE (Confederación Española de Organizaciones Empresariales) y miembro del comité ejecutivo de la Comisión Trilateral (fundada por David Rockefeller en 1973), quien recientemente reconoció en una entrevista lo positivo de la aparición de Podemos en el panorama político español (5). Realmente, Podemos no engaña a nadie (de eso ya se encarga, entre otros, el canal de televisión 13TV), de lo único que se le debería de acusar a Podemos es de haber escrito demasiadas cosas en “letra pequeña”.

Algo muy importante y que nadie debería pasar por alto a la hora de analizar el fenómeno Podemos, es que su discurso y su lucha se centran exclusivamente en lo económico, es decir, se trata de economicismo puro y duro, colocando el dinero por encima de cualquier otro tipo de aspiración o inquietud humana; reproduciendo, de este modo, el discurso y la lucha con los que, desde hace ya varios siglos, partidos y líderes políticos vienen embaucando y sometiendo las voluntades de las grandes mayorías. Con un discurso y una lucha así se pueden esperar muchas cosas, pero nunca que se haga del ser humano una especie mejor, ni del mundo un lugar más habitable. Por ello, aullidos como los de Allen Ginsberg  (The Howl) seguirán resonando hoy con la misma fuerza y el mismo sentido con los que fueron entonados por primera vez: ¡rompieron sus espaldas levantando a Moloch hasta el cielo!

NOTAS:
(1) Esto explicaría las furibundas críticas de Podemos al neoliberalismo. No se tratarían, como se nos intenta mostrar desde los medios de comunicación derechistas, de críticas marxistas, sino de críticas neocapitalistas con influencias minarquistas y anarcocapitalistas.
(2) En el siguiente enlace podrás ver algunos de los patrocinadores del Centro para al Inteligencia Colectiva del MIT, entre los que se encuentra el ejército de los Estados Unidos http://cci.mit.edu/sponsors_current.html
(3) En el siguiente enlace podrás ver una de las propuestas de Podemos para las Asambleas Ciudadanas: WikiSíntesis, un proyecto completamente basado en las enseñanzas del MIT http://www.reddit.com/r/podemos/comments/2fc2qh/lanzamos_la_wikis%C3%ADntesis_inteligencia_colectiva/
(4) Artículo publicado por El Mundo El Financial Times elogia las propuestas de Podemos para reestructurar la deuda
(5) Antonio Garrigues Walker: "Los que han votado a Podemos son todo menos ignorantes" ó Antonio Garrigues Walker: «El auge de Podemos es absoluta y radicalmente lógico, y positivo»

jueves, 27 de noviembre de 2014

Podemos empieza a llevar a la práctica los proyectos de la oligarquía internacional

“Más importante aún sería redefinir el significado de la democracia moderna y fijar metas sociales ambiciosas y concretas (…) Sea como fuere, la innovación política tendrá una envergadura de largo alcance, sobre todo  a medida  que el proceso político asimile progresivamente el cambio científico-tecnológico. (Zbigniew Brzenzinski, La era tecnotrónica.)

Hace unos días, publiqué un artículo en el que advertía de cómo la oligarquía internacional iba a utilizar a Podemos como herramienta para introducir nuevas reformas en su sistema de dominación (1). Para ello, me limité a comparar y señalar las coincidencias entre las propuestas políticas y económicas de Podemos y el Informe Transforma España (2), un informe elaborado en el año 2010 por la Fundación Everis y suscrito por el conjunto de la oligarquía española (BBVA, Santander, La Caixa, Grupo PRISA, Vocento, Repsol, CEPSA, Telefónica, Bankinter, MAFRE, Barclays, Inditex…); es decir, hasta ahora, todo lo publicado en este blog había sido pura especulación teórica.

Gracias a un enlace que me dejó un comentarista anónimo en un artículo, ya podemos comprobar como tales especulaciones empiezan a materializarse en hechos muy reales.

Para los autores y firmantes del Informe Transforma España, Internet, y especialmente las Redes Sociales, deberían empezar a formar parte activa de los diferentes procesos políticos en España:

«Esta hibridación de roles conducirá al nacimiento de vehículos de transformación social que capitalicen la energía/inteligencia colectiva, cierren brechas entre Ciudadanos y Administradores, y creen puentes entre compartimentos ahora estancos. En todo este proceso, una nueva Sociedad Civil debe emerger y encontrar su nueva misión, identidad y voz. Para ello, combinará materializaciones más convencionales y “físicas”, con nuevas formas más innovadoras y “virtuales”». (pag. 21, 100)

Esto, que según el informe representaría una radical medida democrática, no es más que la base de un proyecto profundamente totalitario. Internet, una creación del Departamento de Defensa de los Estados Unidos, ideada durante la Guerra Fría para combatir a los soviéticos, se encuentra, hoy, férreamente controlada por los grandes grupos oligárquicos. Se podría decir que, depositar nuestra confianza en Internet para gestionar la vida política de España, sería algo así como entregar las llaves de nuestra casa a un ladrón para que nos la cuidara.

Hoy en día, la vida política y pública española están totalmente bajo control gracias a la enorme influencia que el poder ejerce en los ciudadanos a través de los grandes medios de comunicación de masas (especialmente de la televisión). El español medio hace lo que se le dice que tiene que hacer: vota, se manifiesta, compra o trabaja según los intereses de quien manda. Al comprobar este elevado grado de docilidad social, es muy probable que la oligarquía haya considerado que nos encontramos en el momento más oportuno para la implantación de un régimen completamente totalitario, donde no se deje ni un sólo cabo suelto, y en el que se eliminen de facto las pocas posibilidades reales de acción que le quedaban al ciudadano. Y ¿qué mejor forma de hacerlo que dándole el cambiazo?, sustituyendo la (precaria y pervertida) política real actual por la política virtual (Internet).

Según un artículo publicado en la edición digital del diario “atlantista” El País, el 15 de noviembre de 2014 (La infraestructura de Podemos vive en internet), Podemos se ha convertido en una formación política pionera a la hora de introducir las nuevas tecnologías para la elección de representantes políticos en su reciente congreso nacional; algo que pretende hacer extensivo a toda la vida política española si ganase las elecciones generales:

«Eduardo Rubiño, al frente de redes sociales, considera este canal un “espacio de intervención política” esencial que ha dado forma a Podemos desde el comienzo y que explica su gran capacidad de arrastre por los términos en los que ha elegido comunicarse con esas bases: “de igual a igual”».

Al final del artículo de El País, podéis ver la propuesta de Podemos para el nuevo modelo de sistema electoral: no sólo se trata de una abierta apuesta por el pucherazo, sino también por la total supresión del voto secreto. Gracias a Podemos, tu voto estará completamente en las manos de quienes controlan Internet.

¿Alguien necesita más pruebas sobre quién dirige y a quién sirve Podemos? Tranquilos, irán apareciendo.

NOTAS:
(1) Podemos: otro paso adelante en la actual revolución sistémica. Hace ya más de tres años, hice una comparativa similar, entre las propuestas del Informe Transforma España y las del movimiento 15M, en el artículo del blog Antimperialista Informe Transforma España: "Organizar el caos", hacia la Revolución neoliberal (y el 15-M como excusa)
(2) Informe Transforma España en formato pdf http://www.everis.com/spain/WCLibraryRepository/TransformaEspa%C3%B1a.pdf

martes, 18 de noviembre de 2014

De cómo la derecha mediática ha contribuido al ascenso de Podemos y del independentismo catalán

“La belicosidad con su emoción concomitante de rabia es una constante humana. El asesor en Relaciones Públicas la usa continuamente al organizar toda suerte de eventos que la ponen en juego. Debido a ello, a menudo se ve forzado a representar combates y crear temas de debate.” (Edward L Bernays, Cristalizando la opinión pública)

En una sociedad donde el pensamiento maniqueo y el bíblico del “quien no está conmigo, está contra mí” está tan profundamente arraigado en el subconsciente colectivo, las estrategias de pastoreo humano basadas en la explotación del lado más irracional e instintivo de las masas, son idóneas para conducir los rebaños humanos hacia los fines deseados por sus pastores tal y como ya pudimos comprobar tras los atentados del 11-M.

Mientras la versión oficial en torno a los fatídicos sucesos del 11 de marzo de 2004 sostenía que los responsables eran terroristas islámicos, la derecha mediática española apuntaba a una conspiración entre ETA y el PSOE para que estos últimos pudieran ganar las elecciones que iban a celebrarse tres días después. Esta disparatada versión de los hechos hizo que las grandes mayorías se sumaran de forma irracional e irreflexiva a la versión oficial sólo como un modo de expresar su rechazo y marcar distancias con los delirios paranoides de la derecha sociológica española.

De esta forma se conseguía que un gran número de personas se sumaran a una versión que, en última instancia, viene a justificar la lucha antiterrorista (“los autores del atentado son terroristas islámicos y, por lo tanto, hay que combatirlos”), y con ello, el aumento de los presupuestos dedicados al ejército, reforzando así el poderío militar de la OTAN y su lucha por el control de los recursos naturales de los países del medio oriente.

En el caso de Podemos, esta misma estrategia vuelve a repetirse con un éxito similar.

Las delirantes acusaciones de la derecha mediática: “Podemos está dando alas a ETA” o “Podemos es una prolongación del chavismo bolivariano en España”, son de gran ayuda para activar de forma muy eficaz las pulsiones más viscerales de muchas personas, quienes, sólo por mostrar su oposición a los autores de tales acusaciones, han decidido apoyar de forma desinteresada e irreflexiva a la formación de Pablo Iglesias (PI), obviando preguntas que deberían ser tan elementales como por ejemplo: ¿cómo es posible que en una sociedad como ésta, donde sólo aparece por la tele aquello que al poder económico y financiero le interesa, PI ha podido aparecer tantas horas ante las cámaras? ¿No será porque, en el fondo, las propuestas de PI interesan al poder?

Más allá de lo anterior, la estrategia de lanzar los “dóbermans” mediáticos contra PI ha servido para que la gente, enredada en una especie de trifulca de patio de colegio (exculpando o acusando a PI y a Podemos de ser iranochavistas), no se detuviera a analizar detenidamente y en profundidad su propuesta política, puramente estatalista, y que por lo tanto, en nada alteraría las estructuras y superestructuras del poder, tan sólo supondría un lavado de imagen que vendría a reforzarlas y a perfeccionarlas; tal y como pasó con la Revolución Soviética, gracias a la cual, Rusia dio el salto de una economía agraria-rural a una industrial-mecanizada (1).

El objetivo buscado con Podemos vuelve a ser (como en la Revolución Rusa): aumentar la tasa de beneficios económicos mediante un mayor grado de explotación del ser humano. ¿Y qué mejor manera para conseguirlo que hacer que la gente siga a una especie de nuevo Mesías?, reforzando la verosimilitud de éste con una falsa persecución por parte de los modernos fariseos mediáticos. De nuevo, la gestión y manipulación de los mitos grabados a fuego en el subconsciente colectivo vuelve a ser de gran ayuda al Poder para manejar al rebaño.

En el caso de la consulta soberanista catalana, la estrategia de la persecución, desarrollada también por la derecha mediática, ha sido igualmente efectiva, consiguiendo que mucha gente que hasta la fecha se había mostrado indiferente (incluso hostil) hacia la misma, muestre ahora su más ferviente apoyo sólo como una muestra de rabia o reacción irracional ante un ataque a los legítimos deseos independentistas de miles de personas (un ataque, por otra parte, perfectamente coordinado con los líderes del movimiento atacado), impidiendo un análisis más reflexivo y sereno de todo este fenómeno social. Si la gente se hubiera parado un minuto a considerar los perfiles de alguno de los personajes más mediáticos que han mostrado su apoyo a la independencia de Cataluña, hubiera obtenido muchas pistas de a quién interesa realmente todo esto; personajes como por ejemplo Pep Guardiola, emblema, entre otros, del Banco Sabadell, o Gerad Piqué, quien ha prestado habitualmente su imagen a varias empresas deportivas multinacionales.

No olvidemos que la estrategia del independentismo ha sido siempre de gran ayuda para desintegrar Estados o naciones que, posteriormente (una vez disueltos), fueron asimilados por otros Estados, naciones o instituciones supranacionales. La táctica es de manual: dividir para luego unir. Lo que está pasando en el caso de Cataluña (muy similar a lo que está aconteciendo en el caso de Escocia), no es más que un proyecto (experimento) perfectamente planificado y orquestado por grupos de poder españoles, catalanes e internacionales, cuyo fin es el de acondicionar a la opinión pública internacional para que acepte y vea como normales los diferentes conflictos independentistas que empezarán a surgir en distintos puntos del planeta, con los que se pretende herir de muerte a los actuales Estados-naciones como paso previo a la instauración de un futuro gobierno mundial supranacional.

Toda esta estrategia obedece a algo teorizado hace ya tiempo por Edward L Bernays, sobrino de Sigmund Freud y considerado como el padre de la actual Ingeniería Social (a la que muchos prefieren llamar Relaciones Públicas con el fin de esconder la idea de que su objetivo último es la manipulación de los miembros de una sociedad). Según explica Bernays en su obra Cristalizando la opinión pública (2):

«Los elementos básicos de la naturaleza humana están fijados en lo relativo a deseos, instintos y tendencias innatas. Sin embargo, las direcciones hacia las que estos elementos básicos pueden orientarse con las influencias apropiadas son infinitas. La naturaleza humana es fácilmente modificable».
(...) «El asesor en Relaciones Públicas extrae de las causas de sus clientes las ideas capaces de capitalizar ciertos instintos fundamentales del público al que trata de dirigirse y, a continuación, se dispone a proyectar estas ideas a su público.
«William MacDougall, el psicólogo, clasifica siete instintos primarios con sus emociones concomitantes. Son el temor a la confrontación -temor-, la repulsión -disgusto-, la curiosidad -asombro-, la belicosidad -rabia-, la auto-exhibición -entusiasmo-, la auto-humillación -subyugación-, el amor familiar -ternura-. El asesor en Relaciones Públicas usa estos instintos al desarrollar ideas y emociones que modifiquen las opiniones y conductas de su público».

El caso que aquí nos ocupa estaría relacionado con la manipulación del instinto de belicosidad y su emoción concomitante de rabia. Según Bernays:

«La belicosidad con su emoción concomitante de rabia es una constante humana. El asesor en Relaciones Públicas la usa continuamente al organizar toda suerte de eventos que la ponen en juego. Debido a ello, a menudo se ve forzado a representar combates y crear temas de debate».
(...) «El asesor en Relaciones Públicas tiene en el instinto de belicosidad una poderosa arma para hacerse con el apoyo o la oposición del público a un punto de vista en el que está interesado. Con este propósito, siempre que sea posible, formulará su caso en forma de tema de debate y recabará  el apoyo de todas las fuerzas disponibles».
(...) «El señor Lippmann aporta el siguiente comentario: “Cuando no se cuenta con la belicosidad, a aquéllos que no están directamente implicados en el tema les resulta muy difícil mantener el interés. Los que si están implicados mantendrán el interés a pesar de la ausencia de debate. La actividad les proporciona suficiente interés a pesar de la ausencia de rivalidad. Pero para aquellos para quienes el problema es ajeno y distante, debe existir un factor de interés adicional. Para que el asunto tenga significado para ellos, se les debe proporcionar un factor de lucha, suspense y victoria”».

En cualquier caso, la Ingeniería Social no es omnipotente, su éxito no radica sólo en el talento y la habilidad para la persuasión de lo que Bernays llamaba los “asesores en Relaciones Públicas”, sino también en el miedo y en la incapacidad de la mayoría de los miembros del rebaño para afrontar una vida no tutelada. Mientras en los sujetos predomine el deseo de bienestar material sobre el de dignidad personal, los pastores tendrán asegurado el control del rebaño. Se puede decir que se trata de una especie de “matrimonio de conveniencia”, de alianza de intereses en la que tanta responsabilidad tienen los unos como los otros. En el fondo, sólo es una cuestión de elección; y no respetar tal elección (sea la que fuere), una muestra de intolerancia.

NOTAS:
(1) El asamblearismo esgrimido por PI no es muy diferente a la idea de los soviets de la Revolución Rusa que sirvió para disfrazar un régimen profundamente burocrático. Igualmente, la idea de democracia con la que se trata de disfrazar a las sociedades actuales es una auténtica falacia, pues el poder real lo ejercen los medios de comunicación de masas al servicio del Estado y del capitalismo que guían muy eficazmente la mente del gran público según la dirección deseada por éstos. Se podría decir que las ideas de asamblearismo o poder del pueblo son totalmente contrarias e irreconciliables con el concepto de Estado. Si alguien realmente quisiera desarrollar un asamblearismo eficaz, lo primero que debería hacer es desmontar el Estado o hacerlo al margen de éste.
(2) Edward L Bernays fue asesor de varios presidentes de los Estados Unidos, jugando un papel importante en la Primera y la Segunda Guerra Mundial, así como en la posterior Guerra Fría contra los soviéticos. Asesoró a grandes empresarios, entre ellos, al magnate de los automóviles Henry Ford o a la familia Rockefeller. Joseph Goebbels, ministro de propaganda nazi, fue un ferviente admirador y estudioso de las técnicas de manipulación de masas ideas por Bernays.

martes, 11 de noviembre de 2014

El Pequeño Nicolás: una nueva versión del moderno mito del hombre-solo que pone en jaque al Estado

“Así venció David al filisteo (Goliat) con honda y piedra; e hirió al filisteo y lo mató, sin tener David espada en su mano.” (1 Samuel 17, 50)

Según los grandes medios de comunicación de masas, Francisco Nicolás Gómez Iglesias, apodado el Pequeño Nicolás (1), un joven de apenas 20 años de edad, gracias tan sólo a su astucia y su habilidad para la persuasión y el engaño, llegó en poco más de dos años a codearse y ganarse la confianza de varias de las más relevantes figuras de la política, las finanzas y los cuerpos de seguridad del Estado español, llegando incluso al extremo de colarse en la ceremonia de coronación del nuevo rey de España, Felipe VI, burlando los más sofisticados y eficaces sistemas de seguridad. Toda una proeza que hasta ahora pensábamos que estaba sólo al alcance de superhéroes del cómic como Spiderman o el protagonista de la saga V de Vendetta.

Este nuevo show mediático nos revela dos cosas: por un lado, el alto grado de infantilización, credulidad y domesticación de las masas, capaces de tragarse todo tipo de embustes y montajes televisivos por descarados y burdos que sean (antes nos reíamos de lo crédulo e ingenuo que era el yanqui medio; ahora, el europeo medio no es muy diferente); por otro, el hecho de que cada vez un mayor número de individuos (nunca antes había sido tan elevado) pertenecientes a todas las esferas de la vida pública: periodistas, intelectuales, publicistas, políticos, empresarios, miembros de los servicios secretos, estén participando de forma consciente y sin el menor tipo de pudor (como si de auténticos mercenarios se tratase) en el engaño sistemático de las poblaciones. Dentro de poco, el engaño ya no será un negocio rentable, pues habrá más estafadores que personas a quienes engañar.

La historia oficial del Pequeño Nicolás, como la saga de cuentos Le Petit Nicolas creada por el editor de cómics y escritor francés Renné Goscinny en la que probablemente se inspiraron los autores del apodo del personaje que hoy nos ocupa, como casi todo lo que aparece en la televisión, no es otra cosa que una historia ficticia, difundida masivamente por las corporaciones mediáticas con el propósito de hacerla pasar como real ante el gran público, es decir, se trata de lo que hoy algunos denominarían como un “fake”.

Desconozco si este joven se dedicó a realizar funciones de espionaje o incluso de contraespionaje (2), de todos modos, si así fuera (algo que pongo en duda debido a la escasa credibilidad que me merecen los medios de comunicación masivos), es algo que no me importa lo más mínimo, pues ello no dejaría de formar parte de las típicas disputas en los altos círculos del poder que en nada atañen al ciudadano de la calle, y que, en cualquier caso, nunca llegarían a conocerse con exactitud debido al alto grado de hermetismo con el que operan los servicios secretos en la actualidad. Lo que verdaderamente me importa de la historia del Pequeño Nicolás es la utilidad que ha tenido como medio para fortalecer y arraigar en la mente pública el mito moderno del hombre solo (o con muy pocos medios) que es capaz de enfrentarse y poner el jaque al todopoderoso Estado; algo que en los últimos tiempos venimos viendo de forma muy habitual en las pantallas de televisión: Bin Laden, Julian Assange, el terrorista de Noruega o más recientemente Pablo Iglesias. Un mito cuyas raíces son fácilmente reconocibles (David contra Goliat) y que viene a rebelar, una vez más, las fuentes en las que se inspiran quienes gestionan en la actualidad la vida de los habitantes de España (y del mundo). Desgraciadamente, el fanatismo judeo-cristiano no se extinguió con la desaparición de la Inquisición.

Este mito transmite al individuo la falsa esperanza de que aún posee algún tipo de libertad y autonomía frente a un Estado que ha alcanzado en los tiempos actuales un grado de totalitarismo como nunca antes en el pasado, convirtiéndose en la práctica, gracias fundamentalmente a Internet, en el auténtico ojo que todo lo ve.

Tal mito es de gran utilidad también para que las grandes mayorías vean como normal algo tan anormal como que una persona pase de ser un completo desconocido (el caso de Pablo Iglesias) a obtener más de un millón de votos en unas elecciones, sin apenas tiempo para realizar una campaña mínimamente decente; o que, en poco más de dos años, alcance el poder por mayoría absoluta como es probable que termine ocurriendo en las próximas elecciones generales españolas.

Otro objetivo de toda esta descabellada historia es el de la mitificación de las redes sociales (como ya se hizo con la Primavera Árabe, Anonymous o el 15M), pues, al tratar de hacer creer que lo conseguido por Francisco Nicolás fue gracias al uso de Facebook (3), el teléfono móvil y otros medios electro-digitales, se introduce en el subconsciente colectivo la idea de que todas estas herramientas (férreamente controladas por los mismos que las crearon: el Departamento de Defensa de los Estados Unidos) son totalmente neutrales, libres y democráticas, probablemente con el fin de justificar su futura utilización en la gestión de absolutamente todos los ámbitos de la vida de los seres humanos.

Los próximos libros, películas y series de televisión que se hagan sobre la vida de Francisco Nicolás serán fundamentales, como ya sucedió en otros casos anteriores, en el proceso de mitificación de toda esta historia, destinada a programar el inconsciente de las masas en función de los intereses de las élites dominantes.

La fórmula es sencilla (ya lo hicieron los sacerdotes con las religiones): cuantas más historias fantásticas e irracionales sean capaces de tragarse la gente, más fácil será engañarla posteriormente. El truco consiste en saber jugar con sus miedos, deseos y esperanzas, pues las élites del Poder son conscientes de que la mayoría de los sometidos nunca serán capaces de aceptar la realidad tal cual es, y estarán dispuestos a tragarse cualquier cosa, por más absurda que ésta pueda llegar a ser (pensemos por ejemplo en el misterio de la Inmaculada Concepción), si con ello pueden evadir responsabilidades y les permite huir de sí mismos lo más lejos posible.

“Esto es lo segundo que vi: que sólo se manda a quien no sabe obedecerse a sí mismo. Así es la especie de los seres vivos. Y lo tercero es: que resulta más difícil mandar que obedecer.” (F. Nietzsche, Así habló Zaratustra, Segunda parte)

NOTAS:
(1) Es curioso que todos los grandes medios de comunicación de masas hayan usado este mismo apodo para referirse al joven Francisco Nicolás. Probablemente, el apodo fuese pensado en el mismo laboratorio de ideas en el que se diseñó toda esta historia, posteriormente asumida y reproducida muy fiel y disciplinadamente por todos los mercenarios y borregos que trabajan para ellos, a quienes erróneamente se les sigue llamando periodistas.
(2) Si hacemos caso a la información vertida por algunos medios, como en el artículo publicado en la revista Pronto (Nº 2218): El pequeño Nicolás llevará su vida al cine, la forma en la que Francisco Nicolás Gómez llegó a contactar con importantes figuras de la política y el mundo empresarial, el tipo de relación que mantenía con tales figuras, su perfil social y psicológico o el apoyo logístico con el que contaba, sin duda, se trata de situaciones, todas ellas, ideales para desarrollar tareas de espionaje (o contraespionaje).
(3) Casualmente, el guión de la historia del creador de Facebook, Mark Zuckerberg, contiene una serie de elementos muy similares a los de la del Pequeño Nicolás, ¡y es que la creatividad e imaginación de esta gente no da para más!

martes, 4 de noviembre de 2014

ONU: Conspirando hacia un Nuevo Orden Planetario.

Recientemente me topé en la red con un artículo en el que se justificaba la necesidad de la constitución de un gobierno o Estado mundial. El artículo (El Crepúsculo del Estado-Nación. Una interpretación histórica en el contexto de la globalización) justificaba su tesis en la supuesta crisis que, en la actualidad, atraviesan los Estados-naciones, cuya causa sería (para el autor del artículo) la carencia de mecanismos suficientes para hacer frente a los problemas de la era de la globalización. Dicho artículo estaba firmado por un tal Ariel Français, Doctor en Derecho y Diplomado del Instituto de Estudios Políticos de París y Profesor Invitado de la Universidad de la Habana. No habría dado mayor importancia a este descubrimiento de no haber sido por el sitio en el que lo encontré: la página web de la UNESCO (la Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura).

Evidentemente, no se trata de un documento institucional, pero, de no haber estado la ONU mínimamente de acuerdo con su contenido, no creo que se hubiera permitido su publicación en la web de la UNESCO. De hecho, muchos han sido los altos cargos vinculados con la ONU que en reiteradas ocasiones han abogado por la constitución de un gobierno mundial. Federico Mayor Zaragoza, presidente de la UNESCO entre 1987 y 1999, ha manifestado públicamente, en varias ocasiones, su apuesta por la creación de un gobierno mundial como solución a los problemas que atraviesa la humanidad en los tiempos actuales. Asimismo, el propio presidente de la Asamblea General de la ONU, Josefh Deiss, dijo, en una entrevista en julio de 2011, que el movimiento de los Indignados ponía de manifiesto la necesidad de un gobierno económico mundial (1).

Recordemos que la constitución de la ONU no habría sido posible sin la colaboración de varias de las más importantes familias de las finanzas con aspiraciones globalistas, entre ellas, los Rockefeller, quienes realizaron la "filantrópica" obra de donar el dinero suficiente para comprar los terrenos sobre los que fue edificada, en Nueva York, la sede de las Naciones Unidas.

Desde mi punto de vista, la importancia de este tipo de documentos radica en que en ellos se anticipan los pasos que la oligarquía internacional irá tomando para conseguir sus objetivos. Un ejemplo en este sentido, es el Proyecto para un Nuevo Siglo Americano (PNAC por sus siglas en inglés), un documento de 1997, firmado, entre otros, por Dick Cheney, Jeb Bush, Lewis Scooter Libby, Dan Quayle, Donald Rumsfeld y Paul Wolfowitz. En él, se vienen a decir cosas como que Estados Unidos no podría alcanzar la condición de líder mundial sin la intervención de un evento catastrófico y catalizador como un nuevo Pearl Harbor. Precisamente, pocos años después de la redacción de este documento, gracias al 11S y al-Qaeda, Estados Unidos se convirtió en el abanderado de la guerra mundial antiterrorista. En lugar de plantearse el problema y aplicar posteriormente la solución, su fórmula consiste en plantearse primero la solución que más conviene a sus intereses y, posteriormente, crear el problema que más se ajuste a la solución deseada. Pura lógica capitalista.

Según el documento publicado en la página web de la UNESCO, un gobierno mundial sólo sería aceptado por la humanidad ante un gran peligro y frente a amenazas que llevasen a la mayoría a pensar que es necesario organizar el mundo de una forma más "segura". Terrorismo, Ébola, crisis económica, cambio climático y otra serie de amenazas retransmitas por televisión todos los días, son indudablemente de gran ayuda para este proyecto de gobernanza mundial. Sería pecar de excesiva ingenuidad no sospechar que, habiendo personas que han teorizado en repetidas ocasiones sobre lo útiles que les serían estas catástrofes para sus proyectos y contando, como cuentan, con el poder suficiente para provocarlas, no estuvieron detrás de muchos de estos sucesos.

Realicemos un sencillo ejercicio deductivo:
- La ONU lleva décadas manifestando su deseo de crear un Gobierno Mundial.
- La misma ONU dice que este Gobierno Mundial sólo será posible si la humanidad se siente en peligro ante graves amenazas.
- Tales amenazas empiezan curiosamente a sucederse.
¿Blanco y en botella?

Sin duda alguna, lo más inquietante de este documento es la referencia a la inminencia de un peligroso acontecimiento que podría tener lugar en las primeras décadas del siglo XXI. ¿A qué gran peligro se refiere? ¿Qué nuevo y macabro espectáculo nos tienen reservado para intentar conseguir sus objetivos? ¿Un agravamiento de la actual planificada crisis económica mundial? ¿Un gran desastre climático provocado, programado y magnificado mediante falsas informaciones y falsos expertos? ¿El contacto con entidades metahumanas inventadas por una decadente casta de “sabios” (hoy carente de la más mínima capacidad para la creatividad y la imaginación)? ¡Se abren las apuestas!

“Ha llegado, por lo tanto, el momento en que la reconstrucción del Estado a escala global, es decir, mundial, se impone como una necesidad vital.
Reconstruir el Estado a escala global, pensar implícitamente en un gobierno mundial, no deja de ser un gigantesco desafío. En primer lugar, porque tal reto plantea problemas de estructuración y de funcionamiento que en sí mismos --y en tal escala-- son considerables. Pero también, antes que todo, porque dicho reto plantea un problema de legitimidad, que precede a toda construcción jurídica. Como ya hemos recordado, el surgimiento del Estado-nación fue fruto de un largo proceso histórico, y sólo ganó legitimidad cuando los propios ciudadanos se reconocieron en él, a pesar de las luchas internas y de los conflictos sociales que sacudieron y acompañaron su formación. En el contexto de la crisis en que hoy vive el planeta, sólo se puede imaginar un grado similar de legitimidad frente a un gran peligro para la humanidad y frente a amenazas que llevarían a la mayoría de los ciudadanos del planeta a pensar, o esperar, una forma de organización del mundo que garantice la seguridad y la justicia para todos.
Este momento no ha llegado todavía, pero podría llegar en las primeras décadas del Tercer Milenio ante la inminencia del peligro. Y si ese fuera el caso, es muy probable que tal Estado sea confederado, debido no solamente al hecho de que la humanidad está todavía muy lejos de la homogeneidad que supondría un Estado unitario de tipo no autoritario, sino también, porque la reivindicación de la identidad propia se impone hoy más que nunca a todos, como lo analizaremos más adelante.” (2)

Este documento nos revela, además, varios detalles de suma importancia, como el de la necesidad de conseguir una homogeneización de los individuos del planeta como requisito indispensable para la consolidación de un gobierno mundial más eficaz. Estos proyectos de uniformización social nos pueden servir para entender un poco más muchos de los fenómenos culturales de los últimos tiempos, como por ejemplo, la extensión mundial de Internet o la persecución y criminalización de determinadas costumbres culturales ancestrales. Independientemente de la opinión que tales costumbres nos puedan merecer (una opinión que, por mucho que no lo queramos reconocer, está basada en prejuicios firmemente arraigados en nuestra psique), debemos comprender que el deseo de erradicar tales costumbres obedece exclusivamente al deseo de conseguir la homogeneidad cultural de la humanidad, de tal forma que sea más sencillo la introducción de hábitos de vida que favorezcan los intereses de los grandes oligopolios.

Otra cosa que nos revela este documento es que a los grandes oligopolios no les importa lo más mínimo quedar como "los malos de la película" con tal de que sus sueños globalistas se vean cumplidos. Así, el autor no duda en criticar con dureza a los grandes grupos financieros, acusándoles de ser los responsables de la actual situación. Por contradictorio que pueda parecer, este tipo de críticas no dejan de ser positivas para los planes de tales grupos, pues éstas, al fin y al cabo, sirven para justificar la necesidad de un gobierno mundial que, supuestamente, tendría el objetivo de controlar sus prácticas, pero que, paradójicamente, acabará sirviendo a sus objetivos, pues, en última instancia, serían estos mismos grupos financieros quienes lo controlarían desde la sombra. Recordemos que estos mismos grupos oligárquicos crearon la ONU y siguen siendo ellos quienes la promueven y la financian. Un ejemplo práctico lo podemos observar en la Organización Mundial de la Salud (OMS), totalmente al servicio de los intereses de las corporaciones farmacéuticas, pues la imposición de unas determinadas directrices sanitarias mundiales, por las que se recomienda unos fármacos y vacunas muy concretas como solución a determinados problemas sanitarias, suele tener como consecuencia un considerable aumento de los beneficios de dichas corporaciones farmacéuticas.

La estrategia de criticar al Poder ha sido y sigue siendo de gran utilidad para alejar toda sombra de sospecha de que detrás de determinadas opciones o líderes políticos se esconde el apoyo de algún tipo de mano negra; unas opciones o líderes políticos que, gracias a tales estrategias, consiguen ganarse la confianza de las masas, a quienes, posteriormente, terminan traicionando en favor de quienes les auparon al poder. Esto es lo que algunos denominan como disidencia controlada, pero, desde mi punto de vista, no es más que el funcionamiento normal de la política. El juego es más o menos el siguiente: El magnate le dice al líder político "Yo te voy a financiar tu campaña para que puedas alcanzar el poder y, una vez allí, puedas operar en mi favor; pero no se te olvide ponerme a parir, más que nada, para que no se note mucho que soy yo quien está detrás de ti y, sobre todo, para ganarte el apoyo de las grandes masas a las que vengo jodiendo desde hace tantos años".

Un ejemplo cercano geográficamente lo tenemos en el caso de la oposición inicial de Felipe González y del PSOE a la OTAN, a la cual no dudarían en prestar total fidelidad tras ganar las elecciones. El caso de Pablo Iglesias, Podemos y sus contundentes críticas hacia el poder financiero mundial, es un ejemplo similar; y es que, para los poderosos, ¡sarna con gusto no pica!

(Os agradecería que si encontráis más declaraciones de miembros vinculados con la ONU a favor de la constitución de un gobierno mundial, dejarais el enlace en los comentarios. Un saludo.)

Notas:
(1) Las declaraciones del Presidente de la Asamblea General de la ONU aparecen en la propia página web de Naciones Unidas http://www.un.org/spanish/News/story.asp?NewsID=21304#.VFJ9nNyDPDc
(2) En siguiente enlace a la página web de la UNESCO corresponde a la parte del artículo en el que aparece el extracto que aquí reproduzco http://www.unesco.org/most/francais.htm#_Toc478891862

lunes, 27 de octubre de 2014

La consulta soberanista catalana: estrategia de la tensión al servicio del Nuevo Orden Mundial.

Las pretendidas democracias de todos los tiempos han sido confabulaciones de profesionales para aprovecharse de las masas y excluir a los hombres eminentes… La premisa de su mentira fue la existencia de un “pueblo” capaz de asumir la soberanía del Estado. No hay tal: las masas de pobres e ignorantes no han tenido, hasta hoy, aptitud para gobernarse: cambiaron de pastores.” (José Ingenieros, El hombre mediocre)

Mientras no seamos capaces de entender que en los tiempos actuales ningún movimiento de masas que no interese al poder llegará jamás a prosperar, no seremos capaces de entender nada. Hoy en día, el poder cuenta con herramientas más que suficientes para convertir un movimiento minoritario en un movimiento de masas favorable a sus objetivos, o, si se diera el caso, para desmontar de la noche a la mañana un movimiento de masas que pudiera ser contrario a sus intereses. La televisión, la radio, la prensa o internet son algunas de las armas que el poder utiliza para tales fines (1).

Por otra parte, no debemos obviar el hecho de que los líderes de la mayor parte de las organizaciones de masas forman parte o tienen algún tipo de vínculo con importantes grupos financiero de carácter multinacional. 

Todo el show montado en torno a la llamada consulta soberanista en Cataluña no es sólo una cuestión de carácter local como puede parecer a los habitantes del Estado en el que tiene lugar, igual que tampoco lo fueron las manifestaciones tras los atentados del 11-M o el fenómeno de los Indignados del 15-M; se trata de un fenómeno mediático de importantes repercusiones internacionales cuya intención está muy lejos de ser la que a primera vista parece, y con un objetivo a mucho mayor largo plazo que la simple independencia de Cataluña. Se trata de una escena más del guión de un drama conocido como Nuevo Orden Mundial, cuyo objetivo no es otro que el de la consolidación de las sempiternas aspiraciones centralistas de los grandes oligopolios.

Todo lo que está pasando en torno al tema de Cataluña es algo que ya hemos visto antes en otras ocasiones, se trata de una nueva repetición de la vieja estrategia de la tensión, una estrategia utilizada habitualmente por la oligarquía para pastorear al rebaño humano. El objetivo es polarizar al máximo a las masas implicadas en el conflicto en dos extremos perfectamente bien definidos (Cataluña y la mayor parte del resto de España) gracias a la persuasiva influencia de los medios de comunicación y de intelectuales afines al establishment, creando así un enconado conflicto que conduzca a una situación desesperada sólo solucionable mediante una decisión desesperada.

A través del viejo discurso irracional y maniqueo de buenos y malos, desde un lado (Cataluña y Euskadi principalmente) y desde otro (la mayoría del resto de España), los mass media están tratando de excitar al máximo el lado más primitivo de sus fieles y multitudinarios seguidores. Para los catalanes, los españoles son unos fachas cavernícolas; para los segundos, los primeros son unos egoístas insolidarios. Este enconamiento se intentará agravar todo lo posible de forma progresiva (tranquilos, no habrá riesgo de una guerra civil como la de 1936, pues con ello la oligarquía perdería mucho más de lo que ganaría; pensemos en el botellón, el fútbol o el turismo). Los objetivos buscados son: crear una situación de caos controlado, difundir mediáticamente este hecho a todos los rincones del planeta (para lo cual, el FC Barcelona está siendo fundamental) y, por último, suscitar un debate totalmente sesgado (2) que concluirá con la idea de que problemas como éste sólo pueden solucionarse de una forma: los pueblos sólo serán libres cuando formen parte de una Liga Mundial de Naciones, se liberen del yugo de los actuales Estados-Naciones y depositen su confianza en un Estado supranacional (mundial).

Se pretende que el ciudadano crea que ha llegado a tales conclusiones por decisión propia, sin que nadie le haya movido a ello, de tal forma que, alcanzado el objetivo (Liga Mundial de Naciones), la gente piense que éste ha sido la consecuencia de un deseo espontáneo de la comunidad, y no la manipulación mental del subconsciente colectivo a través de las más sutiles técnicas de ingeniería social, diseñadas y desarrolladas por un puñado de psicópatas obsesionados con las riquezas materiales. Como diría Edward L Bernays, considerado el padre de las actuales Relaciones Públicas (Ingeniería Social), se trata de fabricar el consenso.

Las manifestaciones independentistas catalanas, como lo fue el 15M, no es más que otro espectáculo de masas retransmitido de forma global con el fin de crear el consenso necesario que posibilite la adopción de unas determinadas medidas siempre favorables a los intereses de la oligarquía internacional. Es posible que Cataluña se independice, eso es lo de menos, el objetivo de este nuevo acto dramático no es otro que el de poner en entredicho (gracias a las grotescas cotas que ha alcanzado y alcanzará este nuevo espectáculo mediático) el actual modelo de Estado-Nación, todo con el fin de desmontar las últimas trabas que los grandes oligopolios tienen para alcanzar sus objetivos: convertir el mundo y a su población en una industria perfectamente ensamblada que funcione con la misma precisión que un reloj suizo.

Tampoco conviene olvidar que Cataluña es el principal abanderado en la península ibérica de los dogmas de la Nueva Era, tanto económico-políticos como culturales (3), con lo que este enfrentamiento sirve para ilustrar a las mil maravillas el enfrentamiento entre el Nuevo (la “moderna” Cataluña) y el Antiguo Orden (la “casposa” España).

Me atrevería a decir que los cimientos materiales de este Nuevo Orden ya están prácticamente puestos (OTAN, ONU, FMI, Internet…), tan sólo quedaría por consolidar los psicológicos en la estructura mental de los individuos. Es decir, es posible que los clásicos Estados-Naciones pudieran ser desmontados mañana mismo en aras de un Estado Mundial, pero aún queda un poco hasta que las masas se encuentren psicológicamente preparadas para ello. En este contexto habría que encuadrar todo el espectáculo mediático de las manifestaciones independentistas de Cataluña y las airadas reacciones del resto de España, una disputa cuyo objetivo sería la desintegración física y/o sociológica del Estado-Nación llamado España.

Después de todo lo expuesto, alguien podría hacer la siguiente reflexión: si la desintegración de los clásicos Estados-Nación es un paso adelante de la oligarquía internacional en sus aspiraciones, eso quiere decir que dichos Estados-Nación, al fin y al cabo, no serían tan malos para nosotros. Desde mi punto de vista, el paso de los Estados-Nación a un Estado Mundial sólo supondrá un cambio de pastores, la única diferencia es que su número (el de pastores) disminuirá y los diferentes rebaños humanos se convertirán en uno solo. Si antes sufríamos el yugo de un déspota local, ahora lo sufriremos de otro internacional. Personalmente, creo que no existe mucha diferencia entre el carácter psicopático del jefe de una pequeña tribu primitiva y el de hombres como Rockefeller o Bill Gates.

Todo lo que está aconteciendo en torno a Cataluña podría también hacer pensar a alguien en el trágico conflicto que tuvo lugar en los Balcanes en los años noventa. Nada más lejos de la realidad. La disolución de la antigua República Socialista de Yugoslavia fue promovida por grandes grupos financieros (norteamericanos y europeos occidentales, principalmente) que veían en el gobierno socialista un obstáculo para la expansión de sus negocios y aspiraciones globalistas; por ello, y aprovechando una favorable coyuntura política (desmoronamiento del principal aliado de Yugoslavia en la zona: la URSS), financiaron y promovieron las aspiraciones nacionalistas de varios territorios geoestratégicos claves.

El caso de España es muy distinto. Desde hace varias décadas, los diferentes gobiernos españoles se vienen plegando a las directrices de los grandes consorcios multinacionales con una disciplina casi marcial; gracias a lo cual, éstos no se han visto en la necesidad de promover sucesos como los que tuvieron lugar en su día en Yugoslavia o los que más recientemente han tenido y tienen lugar en Siria.

La promoción y retransmisión internacional de las aspiraciones independentistas catalanas es una estrategia perfectamente orquestada por la oligarquía internacional, en colaboración con el gobierno títere español y los poderes económicos locales, con el fin de extender a otros puntos del planeta, y normalizar entre la opinión pública mundial, los deseos separatistas de diversas regiones claves en el tablero geopolítico. Una estrategia cardinal para facilitar el intervencionismo económico de los grandes oligopolios y minar la soberanía de aquellos Estados que pretenden permanecer al margen de la globalización, así como para integrar territorios claves en entes supraestatales con aspiraciones globalistas. Por ejemplo, la descomposición de Yugoslavia o de la URSS proporcionó a la Unión Europea enclaves estratégicos en el Adriático y Báltico respectivamente (Eslovenia, Croacia, Estonia, Letonia y Lituania). Todo lo que está pasando actualmente en Ucrania no es muy diferente, pues no se trata de la lucha de un pueblo por su independencia, sino de la disputa de dos colosos por su anexión: la Unión Europea y Rusia.

Notas:
(1) Recomiendo la lectura de la obra del antropólogo francés Gustave Le Bon, “Psicología de las masas”, en la que analiza el comportamiento irracional de todo individuo que actúa en consonancia con una determinada masa social (así como lo fácilmente manipulable que éste puede ser).
(2) Así habría que entender las reivindicaciones antitaurinas en Cataluña, donde el bienestar de los animales sería la última preocupación de los verdaderos promotores de tales reivindicaciones, siendo la homogeneización cultural de la población mundial la primera.
(3) Un breve repaso de la prensa internacional que trata el tema de la consulta catalana (New York Times, Washington Post, The Guardian, Le Monde…) sirve para comprobar el carácter sesgado de la información, al darse voz, básicamente (por no decir únicamente), a las demandas de los partidarios de la independencia de Cataluña.

lunes, 20 de octubre de 2014

Ébola: terrorismo mediático al servicio del gran capital.

(Un artículo dedicado a Alfredo Embid, un gran maestro)

“El instinto de auto-preservación, uno de los instintos más básicos, es uno de los más flexibles.” (Edward L Bernays, Cristalizando la opinión pública)

Lo primero que despertó mis sospechas al oír hablar del Ébola, fue el alarmismo con el que se presentó a la opinión pública, algo muy similar a lo sucedido años antes con la gripe aviar y la gripe porcina, que de tanto provecho fueron para algunas de las más importantes multinacionales farmacéuticas, muchas de ellas profundamente vinculadas con la administración estadounidense.

¿Qué necesidad había de crear alarmismo en la sociedad? Con ello sólo se consigue aumentar los niveles de estrés y de angustia entre la población, lo cual puede crear muchos más estragos a corto y largo plazo que la propia enfermedad en sí. Esto es tan irresponsable como tratar de desalojar un estadio de futbol completamente lleno, donde ha habido una amenaza de bomba, diciendo a los asistentes que están a punto de volar por los aires.

Recordemos el pánico sembrado por las OMS y los principales medios de comunicación de masas en torno a la gripe porcina (1). Según sus predicciones, se trataba de un tipo de gripe que amenazaba con diezmar la población mundial de forma casi apocalíptica. Finalmente, se trató de una gripe con una tasa de mortalidad considerablemente menor a la de la gripe común.

De nuevo, con el Ébola, vuelve a repetirse el mismo discurso catastrofista; y de nuevo, cuando han pasado ya varios meses desde que se decidió iniciar esta última campaña de marketing del miedo, la proporción de muertes por infectados supuestamente de ébola es infinitamente menor a las causadas por otros tipos de enfermedades tradicionales (asociadas a la pobreza) que llevan años afectando a la población del continente africano -según informa el blog Salud, Nutrición y Bienestar basándose en los datos de la propia OMS (2).

Otra cosa que me llamó la atención es que, hace unos años -4 ó 5 aproximadamente-, recuerdo que ya se intentó vender el Ébola como una nueva y peligrosísima emergencia sanitaria; sin embargo, tal campaña desapareció misteriosamente con el surgimiento de la gripe porcina. Probablemente, después de un concienzudo estudio de mercado, alguien pensó que el tema de las gripes raras no estaba aún lo suficientemente explotado, y que podría seguir proporcionando importantes dividendos, con lo que el “proyecto Ébola” podía ser pospuesto para más adelante. Parece que ahora es el momento adecuado para retomar este viejo proyecto, pues la credibilidad del público en torno al tema de la gripe está ya bastante mermada después de los últimos fraudes, y seguirlo explotando ya no resultaría tan rentable (simple estrategia comercial).

No me cabe ninguna duda de que nos encontramos ante un nuevo tipo de epidemia ficticia (o por lo menos, exagerada) que está siendo "inoculada" en la población, exclusivamente, a través del miedo, y de que se está atribuyendo al Ébola muchas muertes que tienen su origen en causas muy diferentes (3): un agravamiento de las enfermedades tradicionales por una agudización de los conflictos socio-políticos, o incluso, no sería que descartable un posible caso de intoxicación química masiva, recordemos el caso del síndrome tóxico en España en el año 1981 (4). Resulta delirante todo lo relativo a los dispositivos que se han montado para combatir un supuesto virus que, según la propia versión oficial, no se transmite por vía aérea; unos dispositivos más propios de una mala película de ciencia ficción que de una típica emergencia sanitaria.

Podríamos seguir analizando y desmontando punto por punto toda la irracional y fantástica cadena de acontecimientos relatada por los grandes medios (la misteriosa aparición del Ébola en un pequeño hospital africano, los curas españoles que se podrían convertir en los transmisores del virus a toda Europa, la conmovedora historia del perrito de la enfermera afectada por Ébola..., así como las diferentes estrategias efectistas y espectaculares utilizadas con el fin de dotar de una cierta credibilidad a toda esta historia), pero, sinceramente, me resulta todo tan absurdo y esperpéntico, que me parecería igual de estúpido que tratar de demostrar por qué Blancanieves y los siete enanitos no puede ser una historia basada en hechos reales. Quien haya sido capaz de tragarse todo este tinglado sin el menor espíritu crítico, es porque tiene el sentido común tan atrofiado, que sería inútil cualquier esfuerzo para hacerle comprender todo lo aquí expuesto. Desgraciadamente, el individuo medio de nuestros tiempos,  debido a su actitud de servilismo y sumisión ante el poder, ha alcanzado tal nivel de degradación intelectual, que sería extremadamente fácil colarle el cuento de una invasión extra(o incluso intra)terrestre.

El resultado de este nuevo acto de terrorismo mediático será el mismo que el de ocasiones anteriores. Como en el caso de la gripe porcina, algunos harán el agosto con la venta de nuevos fármacos e investigaciones médicas. Por otro lado, se podrá sembrar en determinadas regiones del continente africano el caos necesario para justificar un intervencionismo militar que facilite la gestión de los abundantes recursos naturales allí existentes según los intereses y las necesidades de los países del norte.

Por último, habría que decir algunas palabras sobre las teorías esgrimidas por varias páginas web que tratan el tema de la conspiración y por algunas cadenas de televisión internacionales como Rusia Today, según las cuales, la causa del Ébola estaría en un experimento que se les fue de las manos a las farmacéuticas o debido a un ataque con armas bacteriológicas por parte del gobierno estadounidense. En ambos casos, y por muy mal que se deje nuevamente a los Estados Unidos y a las compañías farmacéuticas (acostumbrados, unos y otros, a ser los malos de la película), este tipo de teorías sólo benefician a los intereses de éstas últimas, pues, con independencia de quien esté detrás de lo ocurrido, todo esto sólo viene a reforzar la idea de que la epidemia existe y es real, con lo que, fuera como fuese, sería necesario combatirla, y ahí estarían las farmacéuticas para ello; unas farmacéuticas (no lo olvidemos) que funcionan gracias a la inversión de capital internacional, incluido el de Rusia y China. Es posible que se hayan llegado a inocular virus o bacterias en pacientes, pero de ahí a que pase a convertirse en una epidemia de proporciones apocalípticas, tal y como se nos está intentando vender, es totalmente fantástico y acientífico. Parece que el mito de la peste (versión medieval del mito de las Plagas de Egipto) sigue siendo de gran utilidad en los tiempos actuales. Está visto que no hemos evolucionado mucho intelectualmente desde hace ya varios siglos.

Todo esto del Ébola está provocando, además, un efecto perverso y terrible en todo lo que se refiere a las relaciones humanas; y es que, si gracias a la extensión masiva de la ideología capitalista, ya percibíamos al otro como un enemigo y un rival, gracias a este tipo de enfermedades (Ébola, SIDA…), ahora le empezamos a ver también como una amenaza, como un peligro. Una estrategia lógica en quienes piensan que para reinar es preciso dividir.

Recomiendo la entrevista que el programa Hágase la Luz de Radio Euskadi le hizo a Jesús García Blanca sobre el Ébola el pasado 12 de octubre. La entrevista comienza a partir del minuto 57 y la podéis escuchar en el propio blog de Jesús http://saludypoder.blogspot.com.es/2014/10/entrevista-en-hagase-la-luz-radio.html

NOTAS:
(1) Recomiendo el visionado del magnífico vídeo Operación Pandemia. http://www.youtube.com/watch?v=JUHsg5Ij7iE
(2) Recomiendo la lectura del artículo publicado en este mismo blog Ébola: la divulgación de una mentira. http://www.saludnutricionbienestar.com/ebola-mentira/
(3) Por no entrar en el análisis de cómo la teoría vírica de Pasteur beneficia más a los intereses de las farmacéuticas que otras teorías como las de Antoine Bechamp. Según el primero, los virus provienen del exterior y habría que protegerse de ellos a posteriori; según el segundo, los virus forman parte de nuestro organismo y son necesarios para nuestra supervivencia, tan sólo debemos mantener nuestro equilibrio interno mediante unos hábitos higiénicos básicos y así los virus no se hagan los dueños, algo muy difícil de llevar a cabo en un continente como el africano.
(4) En el siguiente artículo, publicado en la prestigiosa revista Cambio 16 en diciembre de 1984, se desmonta el mito de que la neumonía atípica fuese causada por el aceite de colza y se argumenta científicamente que el verdadero agente tóxico fue un producto químico (Nemacur) fabricado por la multinacional Bayer y usado como insecticida sobre varias plantaciones de tomates http://free-news.org/cambio01.htm . Para otros, el caso del síndrome tóxico fue, directamente, un ensayo con armas químicas, y el aceite de colza, primero, y el Nemacur, después, habrían sido meras cortinas de humo para desviar la atención.

lunes, 13 de octubre de 2014

Podemos: otro paso adelante en la actual revolución sistémica.

“El camino del infierno está empedrado de buenas intenciones” (proverbio).

Muchos fueron quienes en pleno apogeo del movimiento 15M especularon con la posibilidad de que éste finalmente acabara convirtiéndose en un partido político. Tales predicciones han terminado por confirmarse con el surgimiento de Podemos, el partido que, retomando el discurso del movimiento 15M, y sobre todo, gracias al apoyo de los medios de comunicación de masas, pasó de ser un completo desconocido (fundado a principios del año 2014) a convertirse en el triunfador de las últimas elecciones europeas (mayo de 2014).

Sin duda alguna, lo primero que nos sorprendió a todas las personas que aún conservamos un mínimo de sentido común, fue la enorme cantidad de espacio que, tan desinteresadamente, varias cadenas de televisión concedieron al líder de Podemos, Pablo Iglesias, para desarrollar su discurso.

La televisión es una poderosa herramienta de manipulación mental cuyo único propósito es el de orientar los pensamientos e inquietudes de la población según los intereses de las clases dominantes. Sería ilógico pensar que quien posee el poder (que tanto le ha costado alcanzar) va a usar tal medio en contra suya. Por ello, la asidua aparición en el medio televisivo de un personaje cuyo discurso a primera vista puede parecer revolucionario y antisistema, podría resultar contradictorio; sin embargo, para aquellos que llevamos años analizando las estrategias del poder, no nos resulta nada novedoso que un supuesto líder revolucionario sea utilizado por la oligarquía gobernante para alcanzar sus metas.

En la última etapa de mi anterior blog, Antimperialista, llevé a cabo una exhaustiva investigación del fenómeno 15M. A través de esta investigación llegué a la conclusión de que el 15M había sido un fenómeno social diseñado y elaborado por auténticos alquimistas de la ingeniería social al servicio de la oligarquía. El 15M no sólo recibió el “desinteresado” apoyo de los medios de comunicación de masas o de personajes públicos vinculados al establisment, como el deportista multimillonario Pau Gasol, sino también del ejército y de los servicios secretos de la policía, quienes pusieron a su disposición todo tipo de recursos técnicos (las más sofisticadas telecomunicaciones) y humanos (expertos agitadores sociales).

En mis investigaciones llegué a la conclusión de que el fenómeno 15M tenía como objetivo canalizar y orientar los sentimientos y deseos de las grandes masas poblacionales hacia la necesidad de un determinado cambio sistémico. Gracias a la credibilidad que le proporcionaba al 15M su disfraz de opositor, el propio sistema, a través de aquél, conseguía condicionar al gran público para que fuera éste quien demandara los cambios que el propio sistema necesitaba (y necesita, pues esto aún no ha acabado) para su supervivencia. El truco es sencillo y más viejo que la rueda, ¿cómo iba a dudar la gente de un grupo de supuestos antisistemas megarevolucionarios, sobre todo, si a éstos les pega la policía y este hecho es retransmitido en vivo y en directo a escala planetaria (1)? Nadie duda de las buenas intenciones de la mayor parte de estas personas, pero a veces, las buenas intenciones, si no van acompañadas de un mínimo de sentido común y de espíritu crítico, no son suficiente, y pueden ser fácilmente manipulables.

Por último descubrí que las reivindicaciones del movimiento 15M encajaban a las mil maravillas con las propuestas hechas por el Informe Transforma España, elaborado por la Fundación Everis y que contaba con el apoyo del Banco de Santander, La Caixa, BBVA, CEPSA, Repsol, Telefónica y un largo etcétera de grandes empresas del país. El informe fue presentado por importantes figuras del panorama social y político español, entre las cuales cabe destacar a Eduardo Punset, quien, curiosamente, fue una de las personalidades que más apoyo público prestó al 15M. Estas coincidencias entre las demandas del 15M y las propuestas del Informe Transforma España las analicé en los siguientes artículos:

El 15M como punta de lanza de las nuevas reformas neoliberales.

http://old.kaosenlared.net/noticia/15-m-como-punta-lanza-nuevas-reformas-neoliberales-2

Informe Transforma España: "Organizar el caos", hacia la Revolución neoliberal (y el 15-M como excusa).

http://antimperialista.blogia.com/2011/062301-informe-transforma-espana-organizar-el-caos-hacia-la-revolucion-neoliberal-y-el-.php

Las propuestas del 15M como llave para una nueva Revolución sistémica. De la era industrial a la era tecnotrónica.

http://antimperialista.blogia.com/2011/070501-las-propuestas-del-15m-como-llave-para-una-nueva-revolucion-sistemica.-de-la-era.php

Básicamente, se podría decir que la oligarquía lleva preparando desde hace tiempo una revolución del sistema con el fin de lograr una mayor concentración del poder, para ello, utilizando a su antojo las demandas de democratización de la sociedad esgrimidas por el 15M (y ahora por Podemos), llevará a cabo una serie de cambios estructurales del sistema cuyo resultado no distará mucho de la sociedad imaginada por Huxley en su obra Un Mundo Feliz, donde el ciudadano era completamente incapaz ya de percibir que vivía en una dictadura total. Por ejemplo, utilizando como excusa la corrupción política o los excesivos gastos de los parlamentarios, se llevarán a cabo cambios sustanciales en el actual sistema político. La idea es, entre otras muchas cosas, eliminar el senado, reducir drásticamente el número de órganos de gobierno de las administraciones autonómicas o, incluso, que internet vaya adquiriendo un papel cada vez más importante en la toma de decisiones del gobierno. Es decir, pasaremos de un sistema político en el que los ciudadanos apenas tenían posibilidades efectivas de participación a otro en el que no tendrán absolutamente ninguna (si antes nos timaban a plena luz del día desde el Parlamento, en un futuro nos timarán desde las oscuras tinieblas de internet).

Podemos no es más que una continuación del proyecto iniciado por la oligarquía gobernante con el 15M hace ya más de 3 años. Si el 15M tuvo como objetivo acondicionar y orientar la mente pública hacia la necesidad de la introducción de cambios estructurales del sistema (crear el consenso), es muy probable que Podemos continúe con esta labor o que incluso materialice dichos cambios en forma de leyes (en el caso de alcanzar el poder o por coaligarse con otras formaciones políticas). No se trata tanto de una Revolución contra el pueblo (en estos momentos el pueblo está totalmente postrado) como de una Revolución contra las viejas formas de dominación, que, actualmente, respresentan un obstáculo para aquellos que desean tener un poder casi omnímodo sobre la sociedad. Todo esto no es sino una forma de actuar previsible en quienes desde hace varios siglos vienen dominando el panorama internacional a través de unas psicopatológicas prácticas oligopólicas.

Este fenómeno no afecta sólo a España, sino que se está empezando a ponerse en práctica en otros países del mundo tomando como ejemplo el experimento que aquí se empezó a desarrollar en el año 2011.

Teniendo en cuenta todo lo anteriormente expuesto, no es de extrañar que un individuo como Carlos Jiménez Villarejo (segunda en la lista de Podemos a las elecciones europeas), tío de Trinidad Jiménez (miembro de la sociedad Trilateral fundada por David Rockefeller) y hermano de José Jiménez Villarejo (un juez con fuertes vínculos con ejército español y con el Vaticano) forme parte de todo este tinglado llamado Podemos; ¿blanco y en botella?

P.S.: Otra cosa que es de sentido común, pero que parece que ya se nos ha olvidado a todos, es que los partidos políticos, por su propia naturaleza (absolutamente sectaria y oligárquica), son lo más opuesto que puede existir a la libre autogestión de la vida, sin la cual es imposible el desarrollo pleno de nuestras cualidades como seres humanos. Se podría decir que si lo último que queremos es crecer y desarrollarnos como seres humanos, lo más adecuado sería confiar la gestión de nuestras vidas a los caprichos del partido político que sea, eso nos garantizaría un buen futuro como ovejas, pero nunca como seres humanos.

NOTAS:
(1) Recomiendo la película Odio en las entrañas, dirigida por Martin Ritt y protagonizada por Sean Connery y Richard Harris, en la que un policía secreto, valiéndose de diferentes medios y estrategias, logra ganarse la confianza de un grupo de mineros revolucionarios.