lunes, 27 de octubre de 2014

La consulta soberanista catalana: estrategia de la tensión al servicio del Nuevo Orden Mundial.

Las pretendidas democracias de todos los tiempos han sido confabulaciones de profesionales para aprovecharse de las masas y excluir a los hombres eminentes… La premisa de su mentira fue la existencia de un “pueblo” capaz de asumir la soberanía del Estado. No hay tal: las masas de pobres e ignorantes no han tenido, hasta hoy, aptitud para gobernarse: cambiaron de pastores.” (José Ingenieros, El hombre mediocre)

Mientras no seamos capaces de entender que en los tiempos actuales ningún movimiento de masas que no interese al poder llegará jamás a prosperar, no seremos capaces de entender nada. Hoy en día, el poder cuenta con herramientas más que suficientes para convertir un movimiento minoritario en un movimiento de masas favorable a sus objetivos, o, si se diera el caso, para desmontar de la noche a la mañana un movimiento de masas que pudiera ser contrario a sus intereses. La televisión, la radio, la prensa o internet son algunas de las armas que el poder utiliza para tales fines (1).

Por otra parte, no debemos obviar el hecho de que los líderes de la mayor parte de las organizaciones de masas forman parte o tienen algún tipo de vínculo con importantes grupos financiero de carácter multinacional. 

Todo el show montado en torno a la llamada consulta soberanista en Cataluña no es sólo una cuestión de carácter local como puede parecer a los habitantes del Estado en el que tiene lugar, igual que tampoco lo fueron las manifestaciones tras los atentados del 11-M o el fenómeno de los Indignados del 15-M; se trata de un fenómeno mediático de importantes repercusiones internacionales cuya intención está muy lejos de ser la que a primera vista parece, y con un objetivo a mucho mayor largo plazo que la simple independencia de Cataluña. Se trata de una escena más del guión de un drama conocido como Nuevo Orden Mundial, cuyo objetivo no es otro que el de la consolidación de las sempiternas aspiraciones centralistas de los grandes oligopolios.

Todo lo que está pasando en torno al tema de Cataluña es algo que ya hemos visto antes en otras ocasiones, se trata de una nueva repetición de la vieja estrategia de la tensión, una estrategia utilizada habitualmente por la oligarquía para pastorear al rebaño humano. El objetivo es polarizar al máximo a las masas implicadas en el conflicto en dos extremos perfectamente bien definidos (Cataluña y la mayor parte del resto de España) gracias a la persuasiva influencia de los medios de comunicación y de intelectuales afines al establishment, creando así un enconado conflicto que conduzca a una situación desesperada sólo solucionable mediante una decisión desesperada.

A través del viejo discurso irracional y maniqueo de buenos y malos, desde un lado (Cataluña y Euskadi principalmente) y desde otro (la mayoría del resto de España), los mass media están tratando de excitar al máximo el lado más primitivo de sus fieles y multitudinarios seguidores. Para los catalanes, los españoles son unos fachas cavernícolas; para los segundos, los primeros son unos egoístas insolidarios. Este enconamiento se intentará agravar todo lo posible de forma progresiva (tranquilos, no habrá riesgo de una guerra civil como la de 1936, pues con ello la oligarquía perdería mucho más de lo que ganaría; pensemos en el botellón, el fútbol o el turismo). Los objetivos buscados son: crear una situación de caos controlado, difundir mediáticamente este hecho a todos los rincones del planeta (para lo cual, el FC Barcelona está siendo fundamental) y, por último, suscitar un debate totalmente sesgado (2) que concluirá con la idea de que problemas como éste sólo pueden solucionarse de una forma: los pueblos sólo serán libres cuando formen parte de una Liga Mundial de Naciones, se liberen del yugo de los actuales Estados-Naciones y depositen su confianza en un Estado supranacional (mundial).

Se pretende que el ciudadano crea que ha llegado a tales conclusiones por decisión propia, sin que nadie le haya movido a ello, de tal forma que, alcanzado el objetivo (Liga Mundial de Naciones), la gente piense que éste ha sido la consecuencia de un deseo espontáneo de la comunidad, y no la manipulación mental del subconsciente colectivo a través de las más sutiles técnicas de ingeniería social, diseñadas y desarrolladas por un puñado de psicópatas obsesionados con las riquezas materiales. Como diría Edward L Bernays, considerado el padre de las actuales Relaciones Públicas (Ingeniería Social), se trata de fabricar el consenso.

Las manifestaciones independentistas catalanas, como lo fue el 15M, no es más que otro espectáculo de masas retransmitido de forma global con el fin de crear el consenso necesario que posibilite la adopción de unas determinadas medidas siempre favorables a los intereses de la oligarquía internacional. Es posible que Cataluña se independice, eso es lo de menos, el objetivo de este nuevo acto dramático no es otro que el de poner en entredicho (gracias a las grotescas cotas que ha alcanzado y alcanzará este nuevo espectáculo mediático) el actual modelo de Estado-Nación, todo con el fin de desmontar las últimas trabas que los grandes oligopolios tienen para alcanzar sus objetivos: convertir el mundo y a su población en una industria perfectamente ensamblada que funcione con la misma precisión que un reloj suizo.

Tampoco conviene olvidar que Cataluña es el principal abanderado en la península ibérica de los dogmas de la Nueva Era, tanto económico-políticos como culturales (3), con lo que este enfrentamiento sirve para ilustrar a las mil maravillas el enfrentamiento entre el Nuevo (la “moderna” Cataluña) y el Antiguo Orden (la “casposa” España).

Me atrevería a decir que los cimientos materiales de este Nuevo Orden ya están prácticamente puestos (OTAN, ONU, FMI, Internet…), tan sólo quedaría por consolidar los psicológicos en la estructura mental de los individuos. Es decir, es posible que los clásicos Estados-Naciones pudieran ser desmontados mañana mismo en aras de un Estado Mundial, pero aún queda un poco hasta que las masas se encuentren psicológicamente preparadas para ello. En este contexto habría que encuadrar todo el espectáculo mediático de las manifestaciones independentistas de Cataluña y las airadas reacciones del resto de España, una disputa cuyo objetivo sería la desintegración física y/o sociológica del Estado-Nación llamado España.

Después de todo lo expuesto, alguien podría hacer la siguiente reflexión: si la desintegración de los clásicos Estados-Nación es un paso adelante de la oligarquía internacional en sus aspiraciones, eso quiere decir que dichos Estados-Nación, al fin y al cabo, no serían tan malos para nosotros. Desde mi punto de vista, el paso de los Estados-Nación a un Estado Mundial sólo supondrá un cambio de pastores, la única diferencia es que su número (el de pastores) disminuirá y los diferentes rebaños humanos se convertirán en uno solo. Si antes sufríamos el yugo de un déspota local, ahora lo sufriremos de otro internacional. Personalmente, creo que no existe mucha diferencia entre el carácter psicopático del jefe de una pequeña tribu primitiva y el de hombres como Rockefeller o Bill Gates.

Todo lo que está aconteciendo en torno a Cataluña podría también hacer pensar a alguien en el trágico conflicto que tuvo lugar en los Balcanes en los años noventa. Nada más lejos de la realidad. La disolución de la antigua República Socialista de Yugoslavia fue promovida por grandes grupos financieros (norteamericanos y europeos occidentales, principalmente) que veían en el gobierno socialista un obstáculo para la expansión de sus negocios y aspiraciones globalistas; por ello, y aprovechando una favorable coyuntura política (desmoronamiento del principal aliado de Yugoslavia en la zona: la URSS), financiaron y promovieron las aspiraciones nacionalistas de varios territorios geoestratégicos claves.

El caso de España es muy distinto. Desde hace varias décadas, los diferentes gobiernos españoles se vienen plegando a las directrices de los grandes consorcios multinacionales con una disciplina casi marcial; gracias a lo cual, éstos no se han visto en la necesidad de promover sucesos como los que tuvieron lugar en su día en Yugoslavia o los que más recientemente han tenido y tienen lugar en Siria.

La promoción y retransmisión internacional de las aspiraciones independentistas catalanas es una estrategia perfectamente orquestada por la oligarquía internacional, en colaboración con el gobierno títere español y los poderes económicos locales, con el fin de extender a otros puntos del planeta, y normalizar entre la opinión pública mundial, los deseos separatistas de diversas regiones claves en el tablero geopolítico. Una estrategia cardinal para facilitar el intervencionismo económico de los grandes oligopolios y minar la soberanía de aquellos Estados que pretenden permanecer al margen de la globalización, así como para integrar territorios claves en entes supraestatales con aspiraciones globalistas. Por ejemplo, la descomposición de Yugoslavia o de la URSS proporcionó a la Unión Europea enclaves estratégicos en el Adriático y Báltico respectivamente (Eslovenia, Croacia, Estonia, Letonia y Lituania). Todo lo que está pasando actualmente en Ucrania no es muy diferente, pues no se trata de la lucha de un pueblo por su independencia, sino de la disputa de dos colosos por su anexión: la Unión Europea y Rusia.

Notas:
(1) Recomiendo la lectura de la obra del antropólogo francés Gustave Le Bon, “Psicología de las masas”, en la que analiza el comportamiento irracional de todo individuo que actúa en consonancia con una determinada masa social (así como lo fácilmente manipulable que éste puede ser).
(2) Así habría que entender las reivindicaciones antitaurinas en Cataluña, donde el bienestar de los animales sería la última preocupación de los verdaderos promotores de tales reivindicaciones, siendo la homogeneización cultural de la población mundial la primera.
(3) Un breve repaso de la prensa internacional que trata el tema de la consulta catalana (New York Times, Washington Post, The Guardian, Le Monde…) sirve para comprobar el carácter sesgado de la información, al darse voz, básicamente (por no decir únicamente), a las demandas de los partidarios de la independencia de Cataluña.

lunes, 20 de octubre de 2014

Ébola: terrorismo mediático al servicio del gran capital.

(Un artículo dedicado a Alfredo Embid, un gran maestro)

“El instinto de auto-preservación, uno de los instintos más básicos, es uno de los más flexibles.” (Edward L Bernays, Cristalizando la opinión pública)

Lo primero que despertó mis sospechas al oír hablar del Ébola, fue el alarmismo con el que se presentó a la opinión pública, algo muy similar a lo sucedido años antes con la gripe aviar y la gripe porcina, que de tanto provecho fueron para algunas de las más importantes multinacionales farmacéuticas, muchas de ellas profundamente vinculadas con la administración estadounidense.

¿Qué necesidad había de crear alarmismo en la sociedad? Con ello sólo se consigue aumentar los niveles de estrés y de angustia entre la población, lo cual puede crear muchos más estragos a corto y largo plazo que la propia enfermedad en sí. Esto es tan irresponsable como tratar de desalojar un estadio de futbol completamente lleno, donde ha habido una amenaza de bomba, diciendo a los asistentes que están a punto de volar por los aires.

Recordemos el pánico sembrado por las OMS y los principales medios de comunicación de masas en torno a la gripe porcina (1). Según sus predicciones, se trataba de un tipo de gripe que amenazaba con diezmar la población mundial de forma casi apocalíptica. Finalmente, se trató de una gripe con una tasa de mortalidad considerablemente menor a la de la gripe común.

De nuevo, con el Ébola, vuelve a repetirse el mismo discurso catastrofista; y de nuevo, cuando han pasado ya varios meses desde que se decidió iniciar esta última campaña de marketing del miedo, la proporción de muertes por infectados supuestamente de ébola es infinitamente menor a las causadas por otros tipos de enfermedades tradicionales (asociadas a la pobreza) que llevan años afectando a la población del continente africano -según informa el blog Salud, Nutrición y Bienestar basándose en los datos de la propia OMS (2).

Otra cosa que me llamó la atención es que, hace unos años -4 ó 5 aproximadamente-, recuerdo que ya se intentó vender el Ébola como una nueva y peligrosísima emergencia sanitaria; sin embargo, tal campaña desapareció misteriosamente con el surgimiento de la gripe porcina. Probablemente, después de un concienzudo estudio de mercado, alguien pensó que el tema de las gripes raras no estaba aún lo suficientemente explotado, y que podría seguir proporcionando importantes dividendos, con lo que el “proyecto Ébola” podía ser pospuesto para más adelante. Parece que ahora es el momento adecuado para retomar este viejo proyecto, pues la credibilidad del público en torno al tema de la gripe está ya bastante mermada después de los últimos fraudes, y seguirlo explotando ya no resultaría tan rentable (simple estrategia comercial).

No me cabe ninguna duda de que nos encontramos ante un nuevo tipo de epidemia ficticia (o por lo menos, exagerada) que está siendo "inoculada" en la población, exclusivamente, a través del miedo, y de que se está atribuyendo al Ébola muchas muertes que tienen su origen en causas muy diferentes (3): un agravamiento de las enfermedades tradicionales por una agudización de los conflictos socio-políticos, o incluso, no sería que descartable un posible caso de intoxicación química masiva, recordemos el caso del síndrome tóxico en España en el año 1981 (4). Resulta delirante todo lo relativo a los dispositivos que se han montado para combatir un supuesto virus que, según la propia versión oficial, no se transmite por vía aérea; unos dispositivos más propios de una mala película de ciencia ficción que de una típica emergencia sanitaria.

Podríamos seguir analizando y desmontando punto por punto toda la irracional y fantástica cadena de acontecimientos relatada por los grandes medios (la misteriosa aparición del Ébola en un pequeño hospital africano, los curas españoles que se podrían convertir en los transmisores del virus a toda Europa, la conmovedora historia del perrito de la enfermera afectada por Ébola..., así como las diferentes estrategias efectistas y espectaculares utilizadas con el fin de dotar de una cierta credibilidad a toda esta historia), pero, sinceramente, me resulta todo tan absurdo y esperpéntico, que me parecería igual de estúpido que tratar de demostrar por qué Blancanieves y los siete enanitos no puede ser una historia basada en hechos reales. Quien haya sido capaz de tragarse todo este tinglado sin el menor espíritu crítico, es porque tiene el sentido común tan atrofiado, que sería inútil cualquier esfuerzo para hacerle comprender todo lo aquí expuesto. Desgraciadamente, el individuo medio de nuestros tiempos,  debido a su actitud de servilismo y sumisión ante el poder, ha alcanzado tal nivel de degradación intelectual, que sería extremadamente fácil colarle el cuento de una invasión extra(o incluso intra)terrestre.

El resultado de este nuevo acto de terrorismo mediático será el mismo que el de ocasiones anteriores. Como en el caso de la gripe porcina, algunos harán el agosto con la venta de nuevos fármacos e investigaciones médicas. Por otro lado, se podrá sembrar en determinadas regiones del continente africano el caos necesario para justificar un intervencionismo militar que facilite la gestión de los abundantes recursos naturales allí existentes según los intereses y las necesidades de los países del norte.

Por último, habría que decir algunas palabras sobre las teorías esgrimidas por varias páginas web que tratan el tema de la conspiración y por algunas cadenas de televisión internacionales como Rusia Today, según las cuales, la causa del Ébola estaría en un experimento que se les fue de las manos a las farmacéuticas o debido a un ataque con armas bacteriológicas por parte del gobierno estadounidense. En ambos casos, y por muy mal que se deje nuevamente a los Estados Unidos y a las compañías farmacéuticas (acostumbrados, unos y otros, a ser los malos de la película), este tipo de teorías sólo benefician a los intereses de éstas últimas, pues, con independencia de quien esté detrás de lo ocurrido, todo esto sólo viene a reforzar la idea de que la epidemia existe y es real, con lo que, fuera como fuese, sería necesario combatirla, y ahí estarían las farmacéuticas para ello; unas farmacéuticas (no lo olvidemos) que funcionan gracias a la inversión de capital internacional, incluido el de Rusia y China. Es posible que se hayan llegado a inocular virus o bacterias en pacientes, pero de ahí a que pase a convertirse en una epidemia de proporciones apocalípticas, tal y como se nos está intentando vender, es totalmente fantástico y acientífico. Parece que el mito de la peste (versión medieval del mito de las Plagas de Egipto) sigue siendo de gran utilidad en los tiempos actuales. Está visto que no hemos evolucionado mucho intelectualmente desde hace ya varios siglos.

Todo esto del Ébola está provocando, además, un efecto perverso y terrible en todo lo que se refiere a las relaciones humanas; y es que, si gracias a la extensión masiva de la ideología capitalista, ya percibíamos al otro como un enemigo y un rival, gracias a este tipo de enfermedades (Ébola, SIDA…), ahora le empezamos a ver también como una amenaza, como un peligro. Una estrategia lógica en quienes piensan que para reinar es preciso dividir.

Recomiendo la entrevista que el programa Hágase la Luz de Radio Euskadi le hizo a Jesús García Blanca sobre el Ébola el pasado 12 de octubre. La entrevista comienza a partir del minuto 57 y la podéis escuchar en el propio blog de Jesús http://saludypoder.blogspot.com.es/2014/10/entrevista-en-hagase-la-luz-radio.html

NOTAS:
(1) Recomiendo el visionado del magnífico vídeo Operación Pandemia. http://www.youtube.com/watch?v=JUHsg5Ij7iE
(2) Recomiendo la lectura del artículo publicado en este mismo blog Ébola: la divulgación de una mentira. http://www.saludnutricionbienestar.com/ebola-mentira/
(3) Por no entrar en el análisis de cómo la teoría vírica de Pasteur beneficia más a los intereses de las farmacéuticas que otras teorías como las de Antoine Bechamp. Según el primero, los virus provienen del exterior y habría que protegerse de ellos a posteriori; según el segundo, los virus forman parte de nuestro organismo y son necesarios para nuestra supervivencia, tan sólo debemos mantener nuestro equilibrio interno mediante unos hábitos higiénicos básicos y así los virus no se hagan los dueños, algo muy difícil de llevar a cabo en un continente como el africano.
(4) En el siguiente artículo, publicado en la prestigiosa revista Cambio 16 en diciembre de 1984, se desmonta el mito de que la neumonía atípica fuese causada por el aceite de colza y se argumenta científicamente que el verdadero agente tóxico fue un producto químico (Nemacur) fabricado por la multinacional Bayer y usado como insecticida sobre varias plantaciones de tomates http://free-news.org/cambio01.htm . Para otros, el caso del síndrome tóxico fue, directamente, un ensayo con armas químicas, y el aceite de colza, primero, y el Nemacur, después, habrían sido meras cortinas de humo para desviar la atención.

lunes, 13 de octubre de 2014

Podemos: otro paso adelante en la actual revolución sistémica.

“El camino del infierno está empedrado de buenas intenciones” (proverbio).

Muchos fueron quienes en pleno apogeo del movimiento 15M especularon con la posibilidad de que éste finalmente acabara convirtiéndose en un partido político. Tales predicciones han terminado por confirmarse con el surgimiento de Podemos, el partido que, retomando el discurso del movimiento 15M, y sobre todo, gracias al apoyo de los medios de comunicación de masas, pasó de ser un completo desconocido (fundado a principios del año 2014) a convertirse en el triunfador de las últimas elecciones europeas (mayo de 2014).

Sin duda alguna, lo primero que nos sorprendió a todas las personas que aún conservamos un mínimo de sentido común, fue la enorme cantidad de espacio que, tan desinteresadamente, varias cadenas de televisión concedieron al líder de Podemos, Pablo Iglesias, para desarrollar su discurso.

La televisión es una poderosa herramienta de manipulación mental cuyo único propósito es el de orientar los pensamientos e inquietudes de la población según los intereses de las clases dominantes. Sería ilógico pensar que quien posee el poder (que tanto le ha costado alcanzar) va a usar tal medio en contra suya. Por ello, la asidua aparición en el medio televisivo de un personaje cuyo discurso a primera vista puede parecer revolucionario y antisistema, podría resultar contradictorio; sin embargo, para aquellos que llevamos años analizando las estrategias del poder, no nos resulta nada novedoso que un supuesto líder revolucionario sea utilizado por la oligarquía gobernante para alcanzar sus metas.

En la última etapa de mi anterior blog, Antimperialista, llevé a cabo una exhaustiva investigación del fenómeno 15M. A través de esta investigación llegué a la conclusión de que el 15M había sido un fenómeno social diseñado y elaborado por auténticos alquimistas de la ingeniería social al servicio de la oligarquía. El 15M no sólo recibió el “desinteresado” apoyo de los medios de comunicación de masas o de personajes públicos vinculados al establisment, como el deportista multimillonario Pau Gasol, sino también del ejército y de los servicios secretos de la policía, quienes pusieron a su disposición todo tipo de recursos técnicos (las más sofisticadas telecomunicaciones) y humanos (expertos agitadores sociales).

En mis investigaciones llegué a la conclusión de que el fenómeno 15M tenía como objetivo canalizar y orientar los sentimientos y deseos de las grandes masas poblacionales hacia la necesidad de un determinado cambio sistémico. Gracias a la credibilidad que le proporcionaba al 15M su disfraz de opositor, el propio sistema, a través de aquél, conseguía condicionar al gran público para que fuera éste quien demandara los cambios que el propio sistema necesitaba (y necesita, pues esto aún no ha acabado) para su supervivencia. El truco es sencillo y más viejo que la rueda, ¿cómo iba a dudar la gente de un grupo de supuestos antisistemas megarevolucionarios, sobre todo, si a éstos les pega la policía y este hecho es retransmitido en vivo y en directo a escala planetaria (1)? Nadie duda de las buenas intenciones de la mayor parte de estas personas, pero a veces, las buenas intenciones, si no van acompañadas de un mínimo de sentido común y de espíritu crítico, no son suficiente, y pueden ser fácilmente manipulables.

Por último descubrí que las reivindicaciones del movimiento 15M encajaban a las mil maravillas con las propuestas hechas por el Informe Transforma España, elaborado por la Fundación Everis y que contaba con el apoyo del Banco de Santander, La Caixa, BBVA, CEPSA, Repsol, Telefónica y un largo etcétera de grandes empresas del país. El informe fue presentado por importantes figuras del panorama social y político español, entre las cuales cabe destacar a Eduardo Punset, quien, curiosamente, fue una de las personalidades que más apoyo público prestó al 15M. Estas coincidencias entre las demandas del 15M y las propuestas del Informe Transforma España las analicé en los siguientes artículos:

El 15M como punta de lanza de las nuevas reformas neoliberales.

http://old.kaosenlared.net/noticia/15-m-como-punta-lanza-nuevas-reformas-neoliberales-2

Informe Transforma España: "Organizar el caos", hacia la Revolución neoliberal (y el 15-M como excusa).

http://antimperialista.blogia.com/2011/062301-informe-transforma-espana-organizar-el-caos-hacia-la-revolucion-neoliberal-y-el-.php

Las propuestas del 15M como llave para una nueva Revolución sistémica. De la era industrial a la era tecnotrónica.

http://antimperialista.blogia.com/2011/070501-las-propuestas-del-15m-como-llave-para-una-nueva-revolucion-sistemica.-de-la-era.php

Básicamente, se podría decir que la oligarquía lleva preparando desde hace tiempo una revolución del sistema con el fin de lograr una mayor concentración del poder, para ello, utilizando a su antojo las demandas de democratización de la sociedad esgrimidas por el 15M (y ahora por Podemos), llevará a cabo una serie de cambios estructurales del sistema cuyo resultado no distará mucho de la sociedad imaginada por Huxley en su obra Un Mundo Feliz, donde el ciudadano era completamente incapaz ya de percibir que vivía en una dictadura total. Por ejemplo, utilizando como excusa la corrupción política o los excesivos gastos de los parlamentarios, se llevarán a cabo cambios sustanciales en el actual sistema político. La idea es, entre otras muchas cosas, eliminar el senado, reducir drásticamente el número de órganos de gobierno de las administraciones autonómicas o, incluso, que internet vaya adquiriendo un papel cada vez más importante en la toma de decisiones del gobierno. Es decir, pasaremos de un sistema político en el que los ciudadanos apenas tenían posibilidades efectivas de participación a otro en el que no tendrán absolutamente ninguna (si antes nos timaban a plena luz del día desde el Parlamento, en un futuro nos timarán desde las oscuras tinieblas de internet).

Podemos no es más que una continuación del proyecto iniciado por la oligarquía gobernante con el 15M hace ya más de 3 años. Si el 15M tuvo como objetivo acondicionar y orientar la mente pública hacia la necesidad de la introducción de cambios estructurales del sistema (crear el consenso), es muy probable que Podemos continúe con esta labor o que incluso materialice dichos cambios en forma de leyes (en el caso de alcanzar el poder o por coaligarse con otras formaciones políticas). No se trata tanto de una Revolución contra el pueblo (en estos momentos el pueblo está totalmente postrado) como de una Revolución contra las viejas formas de dominación, que, actualmente, respresentan un obstáculo para aquellos que desean tener un poder casi omnímodo sobre la sociedad. Todo esto no es sino una forma de actuar previsible en quienes desde hace varios siglos vienen dominando el panorama internacional a través de unas psicopatológicas prácticas oligopólicas.

Este fenómeno no afecta sólo a España, sino que se está empezando a ponerse en práctica en otros países del mundo tomando como ejemplo el experimento que aquí se empezó a desarrollar en el año 2011.

Teniendo en cuenta todo lo anteriormente expuesto, no es de extrañar que un individuo como Carlos Jiménez Villarejo (segunda en la lista de Podemos a las elecciones europeas), tío de Trinidad Jiménez (miembro de la sociedad Trilateral fundada por David Rockefeller) y hermano de José Jiménez Villarejo (un juez con fuertes vínculos con ejército español y con el Vaticano) forme parte de todo este tinglado llamado Podemos; ¿blanco y en botella?

P.S.: Otra cosa que es de sentido común, pero que parece que ya se nos ha olvidado a todos, es que los partidos políticos, por su propia naturaleza (absolutamente sectaria y oligárquica), son lo más opuesto que puede existir a la libre autogestión de la vida, sin la cual es imposible el desarrollo pleno de nuestras cualidades como seres humanos. Se podría decir que si lo último que queremos es crecer y desarrollarnos como seres humanos, lo más adecuado sería confiar la gestión de nuestras vidas a los caprichos del partido político que sea, eso nos garantizaría un buen futuro como ovejas, pero nunca como seres humanos.

NOTAS:
(1) Recomiendo la película Odio en las entrañas, dirigida por Martin Ritt y protagonizada por Sean Connery y Richard Harris, en la que un policía secreto, valiéndose de diferentes medios y estrategias, logra ganarse la confianza de un grupo de mineros revolucionarios.