jueves, 23 de abril de 2015

La causa del éxito de la conspiración abierta

“Así como los pueblos sin dignidad son rebaños, los individuos sin ella son esclavos.” (José Ingenieros, El hombre mediocre, Capítulo IV, IV)

“Quien no aspira a lo sublime, pertenece a los elementos.” (Goethe, Fausto, Parte II, Acto III)

En la actualidad, el poder, para lograr sus objetivos, ya no necesita esconder demasiado sus planes ante la opinión pública, sino que desarrolla la mayor parte de éstos de una forma casi completamente abierta, sin apenas el más mínimo encubrimiento. Esta forma de actuar se podría denominar, usando el término acuñado por H.G. Wells, como una conspiración abierta (Open Conspiracy).

Se podría definir el término conspiración abierta como una triquiñuela o engaño fácilmente visible, realizado de forma descarada y a plena luz del día, que se podría descubrir sólo con arañar un poco la superficie; por ejemplo: la estafa que se oculta tras el sistema parlamentario de partidos políticos, la falacia de la guerra contra el terrorismo con la que se justifica el imperialismo, o la verborrea económica capitalista con la que se disfraza el esclavismo de siempre.

El éxito de esta estrategia radica en que el poder, que sabe que los sometidos nunca estarán dispuestos a renunciar por nada del mundo a determinadas cosas que éste les ofrece (internet, espectáculos deportivos, videojuegos, botellones, ropa de moda…), al facilitarles la posibilidad de conocer la verdad sobre sus criminales planes y objetivos, estaría, en cierto modo, haciéndoles cómplices por su actitud de pasividad e indiferencia ante los mismos. De esta forma, ya no estaría imponiendo su dominación de una manera completamente totalitaria, sino que contaría con el consentimiento (y, en muchas ocasiones, el ferviente apoyo) de los dominados. En el fondo, se podría hablar de una especie de contrato por comunidad de intereses entre los dominadores y los dominados, que éstos, aunque de un modo semiinconsciente, habrían firmado muy gustosamente; algo muy parecido al viejo “pan y circo” del imperio romano, y que podría ser calificado de soborno en toda regla. En lugar de imposición, deberíamos hablar más bien de una elección que se podría calificar casi como de democrática. Esto hace que el actual orden social sea tan fuerte, pues, además de ser defendido por los tiranos, es amado por los esclavos. Sin duda alguna, se trata de la estrategia de dominación más eficaz para tiempos como los actuales, en los que el pancismo ha triunfado como ideología dominante.

¿Entiendes ahora la facilidad con la que el propio sistema pone al alcance de nuestras manos tanta y tan variada información que demuestra tan claramente su perversidad, y por qué a la gran mayoría le importa un bledo?

Las personas que te rodean tienen las mismas posibilidades que tú de conocer la verdad (que vivimos bajo un régimen absolutamente tiránico y criminal); es más, se podría decir que la conocen perfectamente, pero prefieren ignorarla. Aceptan las mentiras del poder, sabiendo que lo son, únicamente para tranquilizar su mala conciencia. Si no se rebelan no es por falta de pruebas, sencillamente, es porque entre sus prioridades no está la libertad (ni la suya propia ni, mucho menos, la de sus semejantes), sino el disfrutar tanto como puedan de todo aquello que el poder les ofrece.

Reconocer el carácter esclavista y criminal de este sistema ya es mucho, pues expresa una voluntad de cambio, un primer paso necesario para poder abandonar este inhumano orden. Una persona que se niega a reconocer la evidente perversidad del sistema sólo puede ser dos cosas: un canalla, que se encuentra como pez en el agua, o, sencillamente, un cobarde. Esto te puede dar una ligera idea del tipo de individuos con los que te ves obligado a convivir diariamente.

Una situación así no sería posible si los seres humanos no hubiéramos alcanzado los niveles de degradación en los que nos encontramos inmersos en estos momentos. Esta degradación es el resultado de un largo y patológico proceso histórico de lucha por el poder que ha terminado por hacer que la humanidad no sepa vivir de otra manera que no sea sometiendo o sometiéndonos a nuestros semejantes, convirtiéndonos en una especie de bestias con apariencia humana. Dicho proceso terminará por degradar de tal modo al género humano, que éste no tardará mucho en dejar de ser útil para los fines buscados por los propios poderosos. Paradójicamente, esta decadencia civilizatoria podría ser una gran oportunidad para aquellos que encuentren una forma más lógica y sana de convivir.

Probablemente, la mera toma de conciencia sobre la necesidad de superar el actual orden y toda decisión, por pequeña que sea, que tomes en este sentido (abandonar el trabajo asalariado, no ver la tele o no usar internet), te distanciará tanto de la gran mayoría, que te hará creerte, por momentos, El último hombre sobre la tierra; pero, ¿es que te merece la pena tener algún tipo de relación con robots y zombis de apariencia humana, incapaces de sentir, de pensar y de amar verdaderamente? Unos seres que (no lo olvides) no descansarán hasta convertirte en uno de ellos. Además, si, de todos modos, algún día tenemos que morir (y sufrir), ¿no será mejor hacerlo sintiéndonos orgullosos de nosotros mismos, que avergonzados por haber llevado una vida rastrera y miserable?

Yo, por mi parte, he decidido intentar distanciarme de internet todo cuanto pueda (espero conseguirlo por fin, de forma definitiva, en este nuevo intento), y os animo a todos los que leáis estas líneas a que también lo hagáis o, al menos, a que empecéis a reflexionar sobre la conveniencia de hacerlo algún día. En el fondo, internet no es más que un sutil medio de “fagocitación” sistémica, pues, a través de él, el sistema no sólo asimila a quienes creamos blogs, participamos en foros o, sencillamente, tenemos una cuenta de correo electrónico, sino que, una vez hemos sido asimilados, nosotros mismos contribuimos, con nuestra actividad, a asimilar a otros o a evitar que los ya asimilados puedan escaparse. Como ya he explicado más arriba, el sistema sabe de sobra que, por muy subversiva que pueda parecer la información que damos, ésta nunca le dañará (debido, principalmente, a la actitud de servilismo y apatía que impera en las sociedades modernas); por eso, nuestro activismo cibernético sólo cumplirá una función: retroalimentar este perverso (y psicótico) nuevo mecanismo de control totalitario destinado a consolidar un modelo social aún más esclavista y deshumanizado (la era tecnotrónica). Hace sólo unos pocos años, vivíamos perfectamente sin internet, y no éramos ni más tontos ni menos libres que ahora, al contrario. Salir de esta trampa será como viajar en el tiempo y, en cierto modo, como rejuvenecer.

Es probable que no podamos ganar esta batalla, pero, al menos, sí está en nuestras manos no rendirnos.

Mucho ánimo.

12 comentarios:

  1. Oye Carlos, ¿qué opinas de esto que dicen de Felix Rodrigo Mora?
    http://arainfo.org/2013/05/felix-rodrigo-mora-otro-ejemplo-de-pseudointelectual-al-servicio-del-poder-autoritario-que-dice-combatir-2/

    ResponderEliminar
  2. Esto es lo que nos dice la voz de la conciencia mientras nos hacemos los sordos para no escucharla: "...Sí, te contamos la verdad en tus series favoritas. Como el engaño de la falsa pandemia de ébola contado por el mismo Tito Valverde en Sin Identidad. Y lo hacemos porque queremos que lo sepas, que estés enterado de lo que hacemos por activa o por pasiva (tanto si investigas por internet como si no, te lo serviremos en la sobremesa de todos modos, para que no puedas decir que no te enteraste). Estamos convencidos, y nuestros psicólogos a sueldo nos avalan, de que darás tu consentimiento a nuestras fechorías pasivamente mientras sigues viendo tu serie favorita. Al fín y al cabo gracias a nosotros podrás seguir babeando con la prota buenorra semidesnuda y muchas fantasías guarras más. Qué importa la podredumbre campante mientras la pantalla siga encendida... Eres nuestro esclavo y sabemos que te encanta, mamonazo. No vales nada y lo sabes, gordo cobarde y pervertido..."

    ResponderEliminar
  3. El mango del hacha se vuelve contra el bosque de donde procede.(provervio arameo)
    Lo mismo puede ocurrir con internet si blogs como este no desaparecen,y si desaparecen que no sea por "auto-destrucción",(recuerda el final de la novela "el Proceso" de Kafka),mucho ánimo también y gracias por todo.-Saludos

    ResponderEliminar
  4. "La prueba de inteligencia"

    http://www.escritoresyperiodistas.com/NUMERO61/nwo.htm

    ... a esta población debilitada y mentalmente disminuida se le pone al frente una gran "prueba de inteligencia": Si ustedes son tan estúpidos como para consumir nuestros venenos, es que en verdad merecen morir...

    "Es importante destacar que las propiedades genocidas de las vacunas, los transgénicos, los aditivos alimentarios químicos, medicamentos y otras sustancias químicas sintéticas funcionan como una especie de test de inteligencia para la población".

    Esta es la ecuación diabólica del Nuevo Orden Mundial: Para deshacerse de los "estúpidos" o sea aquellos que no son material mental para alcanzar las estrellas, los "estúpidos" se suministrarán su propio veneno sin darse cuenta. Esta es la trampa: Por medio de la propaganda masiva, de los comerciales de televisión, de revistas, radio y prensa escrita, se ofrece a la gente un estilo de vida "moderno", en el cual ¡todo viene prefabricado! Los pensamientos vienen enlatados y las multinacionales del veneno, tales como Nestlé, son las encargadas de distribuir la cicuta moderna que mata lentamente las neuronas cerebrales asegurando que la persona pierda cada vez más su capacidad de raciocinio...

    ResponderEliminar
  5. una perdida grande seria.
    yo seguire conectado, prefiero beberme una cerveza leyendo esto delante de la maquina, que beberla en el bar escuchando gol.
    la meta de los elegidos, ya no es idiotizar, sino exterminar, y para mas o menos estar enterados de sus metodos y posibles inmunizaciones, aqui por ahora se encuentran algunos remedios.
    estan idiotizando para cuando vean caer a la gente como moscas piensen, que la culpa la han tenido ellos, por no haber hechado la botella en el contenedor del vidrio.
    y donde nos escondamos los mas puros nos encontraran, y caeremos como ellos, sino antes.
    triste pero cierto.

    ResponderEliminar
  6. Pues, si con la desaparición de los escasos espacios (blogs) críticos de que disponemos se lograra algo, yo tiraba toda mi cacharrería electrónica ahora mismo. Lo malo es que Internet seguirá infestado de frivolidades y tonterías que rápidamente colonizarán el espacio abandonado.
    Tu análisis es muy acertado y tienes mucha razón, pero, en mi modesta opinión, la cuestión radica en el uso y los fines que le damos a los medios. Yo también me planteo a menudo abandonar las redes (cosa que he hecho más de una vez), pero de momento es más lo que obtengo a través de ellas que lo que pierdo, o eso pienso yo.

    Salud!

    ResponderEliminar
  7. Tal vez te interese este artículo sobre internet y las redes sociales.

    http://escomberoides.blogspot.com.es/2015/05/entrevista-remedios-zafra-jose-duran.html

    ResponderEliminar
  8. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  9. Totalmente de acuerdo, pero el que se dejen de hacer blogs como este solo aumenta la media de estupidez de los restantes, hay que eliminar el sistema, pero mientras lo conseguimos (o intentamos que esto llegue), hay que usar el propio sistema para combatirlo, aunque sin "creérselo" .
    El mantenerse al margen no impide que el monstruo siga creciendo, al menos lo envenenaremos todo lo que podamos, que no tenga salud, que no tenga descanso.

    Salud!.


    PD: ¡Coño!, Loam

    ResponderEliminar
  10. Se echan de menos tus publicaciones. De todos modos, este blog seguirá siendo un insustituible referente para mí, y seguro que para mucha más gente.

    Espero que todo te vaya mejor que bien.

    Salud!

    ResponderEliminar
  11. Yo pienso que no se puede decir que Internet es solo una trampa del sistema al mismo tiempo que lo usamos y nos reporta información e intercambio de ideas y puntos de vista; me parece hipócrita y absolutista.Internet es como los libros; dependiendo de qué libro leas o el provecho que le saques es bueno o malo (pues no todos los libros son una maravilla o no en todos se encuentra información fidedigna u objetiva al 100% y tampoco de todos se puede sacar un buen provecho.El libro físico está... muy sobrevalorado). Me parece interesante la pregunta de por qué parece que la gente no se interesa por la verdad y aquí se esgrime el argumento de que la gente es tan terriblemente MISERABLE (porque eso es de miserables) que solo piensa en "disfrutar tanto como pueda de todo aquello que el Poder les ofrece".No lo entiendo ya que lo cortés no quita lo valiente .-claro que hay que disfrutar tanto como se pueda de lo que el Poder NO NOS QUITA, pero eso no debería ser sinónimo de "barrera moral-intelectual".Lo que sí observo es que la gente no para de decir "no podemos hacer nada".Ese "no podemos hacer nada" es sinónimo de la frase "entre unos y otros la casa sin barrer".Ahí se juntan... ¿ignorancia, miedo y acomodación miserable???.A veces me siento como una... extraterrestre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El universo entero es una conspiración. :)

      Eliminar

La caja de comentarios no debe ser usada como un medio para descargar bilis, para reafirmar filias, fobias y otras creencias personales y, ni mucho menos, para "trolear" el blog. Los comentarios sobre lugares comunes (oficiales o alternativos) serán también rápidamente desechados. Si vais a comentar algo, ¡sed un poco originales, joder!