lunes, 28 de noviembre de 2016

La Inquisición continúa viva (máximas heréticas)

- La clave de la supervivencia de la Inquisición hasta nuestros días -y la de la iglesia en general- se debe a su capacidad para canalizar adecuadamente, a lo largo de los siglos, el rencor y el resentimiento femeninos*, adaptando los viejos métodos a los nuevos tiempos.
*Un rencor y un resentimiento que crecen proporcionalmente según aumenta la edad y disminuye el atractivo físico; aunque, en la actualidad, todo esto se manifiesta mucho antes y con mucha mayor virulencia que en el pasado, al haber criado a las mujeres modernas como princesitas. 


- El único medio que tiene la gran mayoría de los hombres para poder follar -por no ser lo suficientemente guapos durante su juventud o por no tener el suficiente dinero en su madurez- es siendo condescendientes con todos los deseos de las mujeres. Esto les incapacita para analizar el carácter femenino con una cierta objetividad y, por lo tanto, les impide comprender las verdaderas causas de los grandes dramas de la humanidad y de su propia tragedia existencial.

- Para un hombre es muy sencillo identificar a un potencial enemigo, basta con observar a nuestros semejantes y ver quién le hace la pelota a las mujeres (victimizándolas o criminalizando a los hombres). En las actuales ginocracias, la actitud de estos individuos es comparable a la de los peores esquiroles.

- Cuando un hombre analiza fríamente y sin tapujos la naturaleza femenina, y otro le acusa por ello de misoginia, el problema no es del primero, sino del segundo, pues, debido a su idealista visión del mundo, el hostión de realidad será mucho más dañino para éste. A no ser que sea gay o cura, principales interesados -junto a las mujeres- en mantener viva toda esta farsa.

- Una de las pruebas más evidentes de que las mujeres tienen una jeta que se la pisan, se aprecia fácilmente al ver cómo, en las feministas sociedades occidentales, donde tienen las mismas o incluso más posibilidades que los hombres de acceder a cualquier puesto de trabajo, aquéllas siguen rehuyendo, masivamente, los más penosos: minería, pesca, construcción, recogida de basuras, etc. Pero, sin duda alguna, donde más claramente se pone de manifiesto el carácter egocéntrico e interesado de las mujeres, es en las relaciones sentimentales, pues ninguna elegirá como compañero de vida a alguien con menos recursos económicos, independientemente de que esta mujer tenga el suficiente dinero como para no tenerse que preocupar durante el resto de su vida por cómo conseguirlo.
Empeñarse en negar las particularidades de la naturaleza femenina puede ser muy útil a los actuales gestores del sistema para seguir explotando las potencialidades masculinas en beneficio propio, pero para la mayoría de los hombres heterosexuales, suele ser la forma más segura de acabar sus días con una soga al cuello (metafórica o literalmente).

- No hay hombre más estúpido que aquel que considera a las mujeres más estúpidas que él. Una manifestación de este tipo de estupidez masculina en nuestros tiempos, es la credibilidad que muchos conceden a las teorías que dicen que las mujeres han estado históricamente oprimidas por los hombres. La superioridad de la mujer para el engaño se debe a su capacidad para creerse sus propias mentiras.

- Es totalmente comprensible que un hombre homosexual se alíe con las mujeres, en contra de los hombres heterosexuales, para conseguir sus objetivos. Pero, por ese mismo motivo, ese hombre homosexual debería de comprender que los hombres heterosexuales le odien con todas sus fuerzas. La actual campaña contra la llamada homofobia demuestra una total falta de espíritu deportivo, ¡una actitud muy común en los inquisidores de todos los tiempos!

--------------------------------


Canción recomendada de la semana: I'M ALRIGHT

No hay comentarios:

Publicar un comentario

La caja de comentarios no debe ser usada como un medio para descargar bilis, para reafirmar filias, fobias y otras creencias personales y, ni mucho menos, para "trolear" el blog. Los comentarios sobre lugares comunes (oficiales o alternativos) serán también rápidamente desechados. Si vais a comentar algo, ¡sed un poco originales, joder!